¿Afecta el covid-19 al trasplante de órganos?
  1. Bajo el microscopio
Dr. Rafael Matesanz

Bajo el microscopio

¿Afecta el covid-19 al trasplante de órganos?

Los daños colaterales del coronavirus cada día se dejan notar más en la salud de los españoles. Uno de los sectores seriamente afectados es la donación y los trasplantes. Se han realizado 1.000 menos que el año pasado

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El coronavirus no solo ha infectado ya a más de dos millones de españoles, sino que indirectamente ha alterado la salud de bastantes más. Son los daños colaterales que la pandemia está generando sobre enfermos de todo tipo que no pueden ser atendidos como lo hubieran sido en condiciones normales dada la saturación en los hospitales y centros de salud por pacientes de covid-19.

El 'paro' de los quirófanos

El fenómeno afecta en mayor o menor medida a todos los niveles, desde la anulación de consultas, pruebas diagnósticas o intervenciones quirúrgicas, a la infravaloración de síntomas potencialmente graves de personas que evitan a toda costa acudir a urgencias o a su centro de salud por temor al contagio.

"Las donaciones se materializan en las UCI, y estas tienen sus efectivos dedicados al covid y a alguna urgencia"

Procesos graves como los infartos o los ictus redujeron su afluencia a los hospitales hasta en un 50% durante las fases más duras de la pandemia, con lo que muchos casos que probablemente podrían haber sido tratados, fallecieron o sufrieron lesiones irreversibles por no haber recibido atención médica. El número de intervenciones quirúrgicas en España se redujo en un 36% durante el primer semestre respecto al año previo, con el consecuente incremento de los tiempos de espera para intervenciones no urgentes.

Uno de los sectores seriamente afectados por la crisis y que a su vez constituye un termómetro bastante exacto del grado de presión sobre los hospitales, es la donación y el trasplante de órganos. Las razones son muy claras: las donaciones se materializan en las UCI, y estas tienen lógicamente casi todos sus efectivos materiales y personales dedicados al coronavirus y eventualmente a alguna urgencia vital que pudiera producirse.

De donante vivo

En los peores momentos de la pandemia no había lugar para la donación, especialmente en las comunidades más afectadas, y cuando se producía alguna, el problema pasaba a ser trasplantar esos órganos, que requieren un postoperatorio en intensivos, con las necesarias condiciones de seguridad para evitar el covid-19, algo nada sencillo. Un proceso solo al alcance de los hospitales menos afectados y curiosamente de los pediátricos gracias a que, por fortuna, el virus afecta con mucha menor gravedad a los niños y por tanto la presión sobre estos hospitales ha sido mucho menor.

A todo ello se une la necesidad de garantizar la negatividad del donante para covid-19 y las dificultades del traslado de equipos y órganos, que prácticamente obligan a una extracción local, unido a un buen número de profesionales infectados o en cuarentena: toda una carrera de obstáculos. El trasplante de donante vivo se suspendió por los mismos motivos en los momentos más difíciles, reanudándose al disminuir la presión.

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Se han hecho públicos los datos de donación y trasplante correspondientes al 2020, en los que se ha constatado una caída del 22,8% en la donación y del 18,8% en los trasplantes, más de 1.000 menos que en 2019, datos que nos retrotraen a los del año 2014. Pese a todo, las cifras podrían haber sido mucho peores de no mediar el enorme esfuerzo y capacidad de reacción de toda la red de profesionales liderada por la ONT. Durante la primera semana de abril en el culmen de la primera ola, la actividad media que en febrero era de 7,2 donantes y 16 trasplantes al día alcanza un mínimo de tan solo 0,3 donantes y 0,4 trasplantes: en 7 días solo 2 donaciones y 3 trasplantes en toda España cuando las cifras normales están entre 50 y 60 donantes y 120-130 trasplantes a la semana.

Por comunidades

Han soportado mejor el descenso aquellas comunidades que relativamente menos padecieron la primera ola, como toda la cornisa cantábrica desde Galicia hasta Euskadi, junto con Canarias, que incluso mejoró sus datos de años previos, al igual que Navarra, La Rioja y alguna otra como Murcia.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por el contrario, en las más afectadas como Madrid, Cataluña o Aragón, el daño a la donación ha sido importante, aunque se ha podido mantener la actividad trasplantadora, sobre todo de los pacientes urgentes gracias en gran parte a la solidaridad interregional articulada a través de la ONT, que ha hecho que nada menos que el 27,8% de los enfermos trasplantados (1125) lo haya sido con órganos procedentes de otras comunidades, un porcentaje superior al habitual de los últimos años, que solía ser del 23-24%. Significativamente, los 197 niños trasplantados de este año han representado el máximo histórico de estas terapéuticas en España por la menor afectación del covid en edad infantil.

"Las indicaciones de la ONT de 'pelear cada donante y órgano' seguidas por la red han logrado salvar muchas vidas"

La fortaleza de cualquier sistema se demuestra en situaciones difíciles y lo que ha ocurrido con los trasplantes es una buena muestra. La ONT reaccionó rápidamente diseñando protocolos con los expertos en infecciosas, generando evidencias científicas respecto a la prevención de la transmisión o la mayor afectación de los enfermos trasplantados con respecto a la población general, emitiendo recomendaciones a estos pacientes trasplantados o en lista de espera y, en fin, proporcionando directrices claras a los hospitales sobre la gestión de los programas de donación y trasplante.

El esfuerzo realizado por todos los miembros del sistema ha sido colosal y es necesario valorar debidamente los resultados obtenidos, aunque no se hayan logrado las cifras de otros años. Las indicaciones de la ONT de 'pelear cada donante y cada órgano' seguidas por toda la red pese a las evidentes dificultades han conseguido salvar muchas vidas, y eso es lo que vale.

Salud Enfermedades Coronavirus Pandemia
El redactor recomienda