Donar en vivo: ellas o ellos, ¿quiénes 'regalan' más?
  1. Bajo el microscopio
Dr. Rafael Matesanz

Bajo el microscopio

Por

Donar en vivo: ellas o ellos, ¿quiénes 'regalan' más?

Las mujeres les superan en un 60:40 en la donación de vivo de riñón, y ellos en la misma proporción cuando de lo que se trata es de donar en vivo un fragmento de hígado

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En el informe anual del Observatorio Global de Donación y Trasplantes, con la actividad de la que somos líderes mundiales desde hace casi tres décadas, se incluyó hace unos años una perspectiva de género que sin duda llama la atención. Sumando todos los trasplantes de órganos realizados en el mundo, las mujeres superan a los hombres en un 60:40 en la donación de vivo de riñón, y en cambio los hombres superan a las mujeres en la misma proporción cuando de lo que se trata es de donar en vivo un fragmento de hígado.

Alrededor de la tercera parte de los trasplantes renales de vivo se hacen de un miembro de la pareja al otro

Sobre esta curiosa situación de generosidad selectiva, que además es bastante universal, sin grandes discrepancias geográficas, se han hecho consideraciones sociológicas, algunas ciertas en parte, mientras que otras están condicionadas por razones biológicas y tienen una explicación bastante más simple.

Donación en vivo

Vamos a hablar primero de la donación en vivo. Para explicar el predominio femenino en la donación renal (en España es aún mayor: 2:1), hay que tener en cuenta que las enfermedades del riñón son más frecuentes en el hombre, concretamente el doble entre los nuevos casos, sobre todo por una mayor incidencia de hipertensión arterial. Consecuencia: mayores necesidades de diálisis/trasplante entre los hombres y menores posibilidades médicas de donar en vida a un familiar que lo necesite por tener más posibilidades estadísticas de hipertensión y enfermedad renal que las mujeres (aunque sea en sus primeras fases imposibilita la donación). Como alrededor de la tercera parte de los trasplantes renales de vivo se hacen de un miembro de la pareja al otro, la diferencia se explica en gran medida, aunque no en su totalidad.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Porque lo que también es cierto es que cuando el receptor es un hijo/a, casi siempre es la madre quien dona también, con una proporción 2:1. Hay por tanto también motivos sociológicos y una evidente brecha de género de fondo, probablemente en relación con la distribución de ingresos y de roles familiares, al menos en los hogares más convencionales.

La otra parte de la historia

En el caso del hígado, hay que diferenciar la donación a un niño/a, para la que suelen valer ambos progenitores y, como en el riñón, la madre supera ampliamente al padre como donante por motivos similares. Este predominio femenino se ve en cambio contrapesado para los enfermos adultos, en que los varones llevan una clarísima delantera por una razón fundamental: la cantidad de hígado a trasplantar es considerable y depende del peso y tamaño del receptor, con lo que hacen falta donantes grandes mucho más propios del sexo masculino que del femenino. Aquí no hay más razones que las estrictamente médicas.

Los motivos en la donación de órganos de personas vivas son médicos y sociológicos. Nada tienen que ver con los de personas fallecidas

Los motivos en la donación de órganos de personas vivas son, por tanto, médicos y sociológicos. Nada tienen que ver estas consideraciones con la donación de órganos de personas fallecidas. Aquí el predominio es claramente del varón en proporción 2:1 en términos generales. El motivo en este caso es estrictamente médico: el tipo de muerte asociada a la donación de órganos a través de la llamada 'muerte cerebral' (la gran mayoría de estas donaciones) es mucho más frecuente en el sexo masculino por razones meramente epidemiológicas: más hemorragias cerebrales o ictus por mayor incidencia de hipertensión, y también más traumatismos craneoencefálicos por accidentes laborales, de tráfico o de otro tipo.

En todo caso, no olvidaré una reunión de trasplantes en la que, tras constatar el constante predominio de los hombres entre los donantes fallecidos, alguien propuso muy seriamente la adopción de medidas para que aumentase la donación femenina. Sin comentarios.

El redactor recomienda