Un estudio reciente que compara los componentes de una dieta baja en grasa total y grasa saturada con una dieta tipo mediterránea rica en aceite de oliva evaluó la expresión analítica de biomarcadores de aterosclerosis en 190 adultos con hipercolesterolemia familiar (HF) de Brasil y España. El patrón de consumo de nutrientes observado en la dieta tipo mediterránea realizada en España se asoció con un perfil lipídico más favorable y un menor grado de inflamación que el patrón de una dieta baja en grasa total y saturada realizado en Brasil.

Este estudio, publicado en la revista 'European Journal of Clinical Nutrition', muestra que las concentraciones medias de colesterol-LDL en sangre, apolipoproteína B y proteína C reactiva (marcador de inflamación) fueron significativamente más altas en Brasil que en España. En Brasil hubo una media de consumo de grasa total más baja (22.3 vs. 38.3%) y grasa saturada (8.1 vs. 12.5%), pero un consumo de colesterol (283.3 mg vs.188.9 mg) y carbohidratos más refinados (57.1 vs. 42.5%) más elevado que en la dieta de la población española con HF.

"La población española con HF presenta un mayor consumo de grasas totales y de fibra y menos grasas trans"

Se encontraron asociaciones inversas significativas entre el consumo de fibra, grasas monoinsaturadas (derivadas en España del aceite de oliva) y grasas poliinsaturadas con colesterol-LDL- y ApoB. Hubo una asociación directa del consumo en colesterol con biomarcadores de lípidos y del consumo de carbohidratos y ácidos grasos trans con la proteína C reactiva respectivamente, mientras que otras grasas como las monoinsaturadas derivadas del aceite de oliva mostraron una asociación inversa con la inflamación.

Foto: Unsplash/@calumlewis.
Foto: Unsplash/@calumlewis.

Aunque los sujetos con HF de España tenían un mayor consumo de grasa total y grasa saturada, se realizaba fundamentalmente a expensas del aceite de oliva, prácticamente no utilizado en Brasil. Además, tenían un mayor consumo de fibra y un menor consumo de colesterol y ácidos grasos trans (presentes en alimentos procesados y refinados).

Este estudio que compara dos patrones de dieta entre Brasil y España muestra que los estilos de vida pueden tener influencia en la expresión clínica de la HF. En resumen, el patrón de consumo de nutrientes observado en España con una dieta de tipo mediterránea tiene un efecto más favorable en el colesterol-LDL y un menor grado de inflamación que una dieta con mayor restricción en grasa total y saturada como la realizada en Brasil.