La dieta saludable que frena la vejiga hiperactiva
  1. Bienestar
  2. Hombres o Titanes
Dr. Martínez-Salamanca

Hombres o Titanes

Por

La dieta saludable que frena la vejiga hiperactiva

La mayoría tiene necesidad imprevista de ir al baño. Pero cuando la necesidad es urgente y ocho o más veces al día, estamos ante este síndrome donde la alimentación juega un papel fundamental

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Doctor, estoy muy preocupado porque cada vez tengo que acudir al baño con más frecuencia, ¿es eso normal? Esta es una de las cuestiones que escucho en la consulta de forma cada vez más recurrente. La realidad es que la mayoría de las personas tienen necesidades imprevistas de orinar, con o sin pérdidas, al menos una vez en su vida.

"No se diagnostica en todos los casos debido a que hay gente que no le da toda la importancia que tiene o bien sienten vergüenza a la hora de acudir al especialista"

El problema llega cuando la urgencia se convierte en algo incontrolable y la frecuencia o las pérdidas pasan a formar parte de nuestra cotidianeidad. En España, una de cada cuatro personas de más de 40 años sufre de vejiga hiperactiva. Según la Asociación Española de Urología, en torno al 25% de las mujeres y el 20% de los hombres se ven afectados. Sin embargo, la vejiga hiperactiva no es algo normal a ninguna edad. Para interpretar esa incidencia tan alta hay que partir de la base de que, lamentablemente, no se diagnostica en todos los casos debido a que hay gente que no le da toda la importancia que tiene o bien sienten vergüenza a la hora de acudir al especialista.

Urgente y repentina

Se considera como vejiga hiperactiva aquella que produce una necesidad urgente y repentina de orinar más a menudo de lo normal (ocho o más veces al día). Se trata de un síndrome ocasionado por la contracción involuntaria de los músculos que rodean este órgano, lo que puede producir escapes incontrolables de orina. Y ¿cuál es la diferencia con la incontinencia urinaria? A menudo ambas patologías se confunden aunque es sencillo diferenciarlas.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La incontinencia urinaria consiste en la pérdida involuntaria de orina que se produce como consecuencia de la falta de control de la vejiga. En ambos casos, este tipo de problemas pueden modificar significativamente la calidad de vida de una persona, desde sus rutinas en el hogar y las relaciones a la salud física y psicológica, la vida social y sexual, y por supuesto su trabajo. Sin un tratamiento adecuado, los síntomas pueden comenzar como simplemente molestos, pero podrían evolucionar hasta llegar a convertirse en una afección grave.

​La receta

Para ayudar a tratar los síntomas de vejiga hiperactiva, los profesionales solemos recetar una combinación de modificación conductual y tratamiento farmacológico, y recomendamos que se apliquen juntas en lugar de separadas porque así hay más probabilidades de que estas medidas funcionen a largo plazo.

La alimentación juega un papel fundamental al ayudar a controlar la urgencia para orinar y la frecuencia. Si existen problemas de vejiga o se quiere intentar orinar menos, hay algunos alimentos que sí pueden ayudar aunque en este caso es más importante lo que se debe evitar que lo que se debe consumir.

La deficiencia de vitamina D guarda relación con una mayor micción, por eso recomendamos el consumo de pescado azul, lácteos y huevos. Asimismo, la vitamina C presente en frutas y verduras está relacionada con una menor urgencia urinaria, por lo que es importante el consumo de hortalizas de hojas verdes como el brócoli o las espinacas, entre otros. Sin embargo, hay que tener en cuenta algo importante y, es que los aportes suplementarios de vitamina C en niveles altos se relaciona justamente con el agravamiento de los síntomas.

Foto: Foto: Unsplash.

Con respecto a los alimentos a evitar, la cafeína, la teína, las bebidas carbonatadas como los refrescos y los edulcorantes artificiales parecen aumentar la frecuencia y la urgencia urinaria. También las comidas picantes, muchos condimentos y aderezos están desaconsejados debido a la irritabilidad que pueden ocasionar en los tejidos. Por último, recomendamos reducir un 25% la ingesta de líquidos, sobre todo antes de ir a dormir, aunque no debemos tomar menos de 1 litro al día.

Ante cualquier duda o cuestión relacionada con la vejiga no lo deje, acuda a su profesional médico, él intentará buscar indicios que permitan identificar aquellos factores que contribuyen a su problema y le aportará soluciones.

El redactor recomienda