Estoy de acuerdo con la condesa de Blessington cuando decía que “el mejor cosmético para la belleza es la felicidad”. También es cierto que en muchas ocasiones es más fácil comprar una crema que conseguir la felicidad. ¿Pero qué crema debo usar? ¿Los hombres también debemos usarlas? Elisabeth Arden decía: “Yo no vendo cosméticos. Vendo ilusión”. ¿Son los cosméticos una ilusión?

A continuación quería compartir con vosotros 10 consejos cosméticos que espero os sean de interés:

1. Si tienes la piel seca, beber mucha agua no te va ayudar. El agua que bebemos no ayuda a hidratar la piel seca. Para hidratar la piel seca hay que usar cremas hidratantes que consigan 'retener' el agua de la piel de forma adecuada e impedir la deshidratación e irritación que produce la mascarilla en la cara y la sequedad del ambiente en el cuerpo. Por ello el consejo que aparece constantemente en las revistas sobre beber 3 litros de agua es muy exagerado. Hidratarse por boca es fundamental para mantener la salud, sobre todo de ancianos y niños, pero no te va a hidratar la piel.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

2. Simplifica el cuidado de tu piel. No hace falta utilizar demasiados productos sobre la piel. Una persona de 60 años ha absorbido 15 kg de ingredientes cosméticos a través de la piel a lo largo de su vida. Por ello es importante simplificar la rutina diaria y saber qué ingredientes tienen los productos que nos aplicamos. Lo correcto es ir al dermatólogo, que valore tu tipo de piel y si tienes alguna patología tipo acné, rosácea, intolerancia, pigmentación, arrugas o atopia, que te aconseje una rutina diaria adaptada a tu tipo de piel. Y por favor: ¡no fumes! El dejar de fumar rejuvenece la piel mínimo 5 años. Y el tabaco empeora la cicatrización de la piel. Por ejemplo, nuestro oftalmólogo oculoplástico, el Dr. Angel Arteaga, no opera párpados (blefaroplastia) si el paciente no ha dejado de fumar antes de la cirugía.

3. No abuses de la higiene de la cara. No hay que abusar de la limpieza de la piel y más ahora que vamos casi todo el día con mascarilla. Una o dos veces al día es más que suficiente, y mejor por la noche. A partir de dos veces al día, la propia limpieza puede producir irritaciones y acné. Olvida eso que te dicen de que el agua caliente abre el poro y la fría lo cierra: no es verdad. Y usa jabones libres de detergente (syndets, que significa 'synthetic detergent') ya que irritan mucho menos.

4. A partir de los 35 años es interesante usar productos antiedad. El uso de cremas con vitamina C y retinol en la década de los 30 ha demostrado que tiene un efecto preventivo sobre el envejecimiento cutáneo. No uses concentraciones altas ya que con las mascarillas estos productos pueden irritar. ¡Y no dejar de proteger la piel del sol nunca! Eso sí, controlando anualmente los niveles de vitamina D, y más ahora que parece que las personas con poca vitamina D tienen más riesgo de padecer la infección covid-19 más grave.

5. No hay que gastarse mucho en una crema hidratante. Muchas actúan impidiendo que la piel pierda agua, es decir, hacen un efecto barrera. Por ello no es necesario gastarse mucho dinero en una crema hidratante ya que su mecanismo de acción es muy sencillo. Además, hay que tener en cuenta que una crema hidratante no tiene ningún efecto antiedad, aunque la piel luzca más tersa de forma temporal.

6. Aunque está de moda la cosmética 'natural', no es más eficaz que la 'sintética'. Cuando busques un buen cosmético mira los ingredientes, es decir, los compuestos activos. Estos compuestos activos (derivados de la vitamina A, vitamina C, vitamina B, ácido azelaico, etc.) no suelen ser naturales, pero son eficaces y seguros para mejorar tu piel si se usan de la forma adecuada. Y no pasa nada si en la composición hay conservantes. Los cosméticos requieren conservantes para que mantengan su eficacia. Por lo general, los productos naturales suelen irritar y producir más alergias en la piel.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

7. La piel sensible no existe. Las personas que son diagnosticadas de 'piel sensible', en realidad, tienen o bien rosácea, dermatitis atópica o intolerancia a cosméticos. Consejos para este tipo de pieles: cuantos menos productos uses, mejor. Y de los productos que tengas que usar, lo ideal es que tengan los menos ingredientes posible, sobre todo fragancias, exfoliantes o conservantes. No debes lavarte la cara más de una vez al día y siempre con productos suaves sin detergentes (syndets). Los fotoprotectores físicos irritan menos que los químicos. Cambia frecuentemente de mascarilla, incluye periodos de descanso de su uso y si las usas de tela, que sean de algodón 100%.

8. Sé realista con lo que pueden conseguir las cremas. Una crema jamás va a mejorar la flacidez, ni la celulitis ni va a eliminar una arruga o una estría. Pero sí puede refrescar e iluminar tu piel, evitando que aparezca 'apagada'.

9. No te preocupes si tu crema lleva parabenos. Siempre leo afirmaciones alarmistas sobre los parabenos y su capacidad para producir alergias e incluso cáncer. Abundan los productos 'libres de parabenos'. Sin embargo, los parabenos, a las concentraciones que se usan en cosmética, son excelentes conservantes. Y no producen cáncer. Tampoco los parabenos, a las concentraciones que se usan, tienen efectos hormonales.

10. Apunta nuestra fórmula antiedad. Sirve tanto para hombres como para mujeres, y es sencilla de aplicar en estos tiempos de covid. Se basa en utilizar un sérum de vitamina C por la mañana y posterior aplicación de un fotoprotector si vas a estar al aire libre. Por la noche recomendamos combinar cremas con retinol y cremas hidratantes confort en función del tipo de piel de cada paciente. Y una exfoliación dos veces por semana con un producto exfoliante. La cosmética de estas cremas debe ajustarse a las características de la piel de las pacientes, es decir, más hidratantes para las pieles secas y más astringentes para pieles grasas.

En resumen

Simplifica el cuidado de tu piel, no abuses de la higiene facial, usa vitamina C y retinol a partir de los 35 años, no es necesario que tu crema sea 'natural', no tengas unas expectativas no realistas con el poder de las cremas y no te preocupes si tu crema lleva parabenos.

Por último, un comentario en relación con el plástico. Algunos cosméticos (exfoliantes, maquillajes, pasta de dientes, etc) contienen microplásticos en su composición. Por otro lado, el plástico es un elemento frecuente en los envases de cosméticos. Por razones obvias, la industria cosmética debería acelerar la tendencia que existe en la actualidad de eliminar el plástico de forma definitiva en la elaboración de estos productos.

Haz que la calidad de tu piel sea una prioridad. Somos nuestra piel. Por eso es muy importante que estés al día de toda la información actualizada. Aquí la encuentras: en Instagram o en Clínica Dermatológica Internacional.