¿Los médicos seremos sustituidos por robots?
  1. Bienestar
  2. Nada más profundo que tu piel
Dr. Ricardo Ruiz Rodríguez

Nada más profundo que tu piel

Por

¿Los médicos seremos sustituidos por robots?

Existen algoritmos tan eficaces para diagnosticar un cáncer de piel o una resonancia magnética como prestigiosos dermatólogos o radiólogos. ¿Destronará la inteligencia artificial a los facultativos?

placeholder Foto: Cirugía de bypass mediante el robot 'Da Vinci'. (EFE)
Cirugía de bypass mediante el robot 'Da Vinci'. (EFE)

Leía en una revista científica la siguiente frase inquietante: “Si puedes explicar lo que haces en tu trabajo con facilidad, entonces lo hará un robot en breve”. ¿Seremos los médicos sustituidos por sistemas de inteligencia artificial (IA)? Se atribuye al padre de la física cuántica Niels Bohr una frase plagada de sorna que decía: "Predecir es muy difícil, especialmente si es sobre el futuro”. A pesar de esto, voy a intentar dar unos datos sobre la influencia que tendrá la inteligencia artificial (IA) en la medicina.

Cómo preparan los algoritmos

Al Igual que los médicos nos formamos en la universidad memorizando datos, con exámenes teóricos y prácticos y aprendiendo de nuestros errores, los algoritmos de IA se van generando de una forma muy similar. Los humanos tenemos que 'entrenar' a los algoritmos a reconocer patrones, analizar imágenes y tomar decisiones. Estos algoritmos son constantemente testados para comprobar su fiabilidad, al igual que los estudiantes de medicina tienen que hacer sus exámenes.

"Los humanos sobrevaloramos lo que puede hacer la tecnología en un año e infravaloramos lo que puede hacer en una década"

Cuanta más información y más datos tenga el algoritmo y el estudiante de medicina, más seguros serán en el diagnóstico. La gran ventaja de los algoritmos es que pueden manejar una enorme cantidad de datos, imágenes y patrones, muchos más de los que cualquier ser humano podría manejar.

Recientemente se están publicando numerosos estudios que comparan la fiabilidad de los algoritmos frente la de los médicos. Y los resultados van revelando que los algoritmos son tan fiables para detectar un cáncer en una resonancia magnética nuclear como un radiólogo, o tan efectivos para diagnosticar un lunar maligno como un dermatólogo.

El significado exponencial

Los humanos sobrevaloramos lo que puede hacer la tecnología en un año e infravaloramos lo que puede hacer en una década. Y es porque el concepto de 'cambio exponencial' no es intuitivo. Los avances en inteligencia artificial son exponenciales, no lineales.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si damos 30 pasos lineales, avanzamos 30 metros. Pero si damos 30 pasos de forma exponencial, damos 26 vueltas a la tierra. Por ello en los próximos años esta inteligencia artificial ligera que utilizamos actualmente (GPS, Siri, Alexa, sugerencias de libros y películas, etc) pasará a llamarse superinteligencia artificial y podrá realizar tareas más sofisticadas y complejas que los algoritmos que actualmente utilizamos.

¿Mi trabajo lo hará un robot?

Hay una página web interesante que te dice las probabilidades de que tu profesión sea sustituida por un robot en los próximos años que se llama WILLROBOTSTAKEMYJOB. Si buscas profesiones como conductor o camarero, la web pronostica unas probabilidades muy altas de ser sustituidos por máquinas. Parece que las profesiones que se encarguen de generar experiencias sociales o emocionales estarán mejor posicionadas que las profesiones que solo hacen tareas de forma eficaz.

Inteligencia artificial en medicina

¿Qué ocurrirá en la medicina? Siguiendo el argumento anterior, los médicos que sepan interactuar con los pacientes estarán mejor posicionados que los que únicamente conozcan los últimos protocolos. Además, las especialidades médicas en las que la 'percepción' por parte del médico ocupa gran parte de su trabajo, como es el caso de la radiología, la anatomía patológica o la dermatología, serán las que antes incorporarán estos sistemas de inteligencia artificial, ya que es más fácil crear algoritmos en función de imágenes percibidas.

¿Los robots son incapaces de empatizar?

Eso creía yo hasta que he visto el sistema creado por psicólogos de Stanford. Si te encuentras mal psicológicamente, puedes contactar con WOEBOT, un sistema basado en inteligencia artificial que utiliza la terapia cognitiva de comportamiento para dar a los pacientes soporte emocional. La psicóloga creadora de esta web defiende que, en ocasiones “los momentos más oscuros de nuestra mente ocurren a las 2 de la madrugada y no hay nadie a esas horas para ayudar al paciente”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Aquí surge el concepto de 'computación afectiva', que es la posibilidad de que un robot o una máquina sea capaz de desarrollar empatía, también conocida como inteligencia artificial emocional. Ya existen algoritmos que detectan microexpresiones faciales e identifican tu tono de voz para saber cuál es tu estado emocional que han demostrado ser más efectivos que los humanos. Da un poco de miedo…

Ventajas de la inteligencia artificial

Personalmente veo 3 ventajas en el uso de la IA en dermatología y en la medicina en general:

  • Evitar errores. Los dermatólogos utilizaremos estos algoritmos para estar seguros de que no nos dejamos ninguna lesión por explorar o ningún lunar maligno por diagnosticar. Numerosos estudios parecen demostrar que lo ideal es combinar la experiencia del médico con los sistemas de IA.
  • Posibilidad de hacer selfis médicos. Los pacientes dispondrán en sus móviles de aplicaciones que sugieran la benignidad o malignidad de una lesión, o incluso la posibilidad de hacer un diagnóstico certero. Será una forma de poder diagnosticar más precozmente muchas lesiones malignas.
  • Generar una medicina más humana. Si los médicos podemos dejar en manos de la tecnología los aspectos burocráticos y mecánicos de la medicina, podremos dedicar nuestras energías a 'cuidar' al paciente.

Conclusión

En este debate sobre el papel de la inteligencia artificial en medicina hay quien es optimista y defiende que los algoritmos ayudarán a salvar vidas y los hay pesimistas que pronostican que los robots nos dejarán sin trabajo. Leía recientemente que Geoffrey Hinton, el creador de las 'redes neuronales', defendía que no tiene sentido seguir formando radiólogos cuando los nuevos algoritmos son más seguros a la hora de diagnosticar una imagen, y no se ponen enfermos ni cogen vacaciones.

"Debemos lograr que la inteligencia artificial haga la parte 'aburrida' de nuestros trabajos"

La realidad es que el futuro no está predeterminado, y que la sociedad y la medicina que queremos depende de nosotros. No se trata de competir con la tecnología ni de aprender a hacer algoritmos, sino de saber utilizar estos avances tecnológicos para potenciar las habilidades humanas que las máquinas no pueden nunca hacer. Tenemos que conseguir que la inteligencia artificial haga la parte 'aburrida' de nuestros trabajos.

En este proceso de incorporación de IA en medicina están implicados ingenieros, bioinformáticos, matemáticos, legisladores, expertos en ética, etc. Es importante que los médicos seamos protagonistas en llevar a cabo esta revolución tecnológica para poder ayudar más a nuestros pacientes y dignificar nuestra profesión. Es la única forma de asegurar que nuestros pacientes disfruten de una medicina tecnológicamente avanzada, pero más humana, en la que el médico pueda ocuparse no solo de la enfermedad sino también del enfermo.

Piel
El redactor recomienda