Las uñas dicen mucho de los problemas que tiene tu salud
  1. Bienestar
  2. Nada más profundo que tu piel
Dr. Ricardo Ruiz Rodríguez

Nada más profundo que tu piel

Por

Las uñas dicen mucho de los problemas que tiene tu salud

Su aspecto ayuda a diagnosticar psoriasis, estrés, falta de hierro y hasta envenenamiento. Y puede ser el origen de un lunar o su versión maligna, un melanoma

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El otro día leía que “las uñas es lo único que podemos tener en forma sin hacer ejercicio”. Pero es verdad que, a pesar de cuidarlas, en ocasiones las uñas cambian de forma, color, dureza o presentan lesiones anormales.

Primero os voy a contar algunos datos interesantes. Las uñas de las manos crecen 2-3 mm al mes mientras que las de los pies lo hacen 1 mm al mes. Crecen más rápido en verano, en varones y más las de la mano dominante.

Las uñas están compuestas fundamentalmente de queratina, la proteína que también está presente en la piel y en el pelo. Por ello, muchos champús y acondicionadores tienen queratina.

Las uñas pueden decir mucho de nosotros y de nuestro estado de salud. Los dermatólogos estamos especializados en la piel, pero también en el pelo y las uñas. Por ejemplo, estas pueden ayudarnos a diagnosticar numerosas enfermedades.

La salud está en juego

Detrás de determinadas alteraciones de las uñas podemos encontrar problemas importantes:

Lunares benignos o melanomas malignos

Debajo de la uña pueden aparecer lunares que en ocasiones pueden ser malignos. Los lunares se manifiestan en forma de una línea longitudinal oscura llamada 'melanoniquia'. Es conveniente la valoración de estas lesiones por un dermatólogo para que determine la posibilidad de realizar una biopsia para descartar malignidad. Recordad que Bob Marley falleció a causa de un melanoma en la uña del pie.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad de la piel que con mucha frecuencia afecta las uñas y, en ocasiones, sin afectar a la piel. Los signos de psoriasis ungueal son variados y van desde un 'piqueteado' en la lámina de la uña hasta las llamadas 'manchas de aceite' o un despegamiento de la lámina ungueal (onicolisis).

Infección

En ocasiones, la zona de alrededor de la uña se inflama y se vuelve muy dolorosa. Es un signo de infección bacteriana (paroniquia) y se deben usar antibióticos por boca y en crema. Para evitar reinfecciones es interesante disminuir la humedad en las mismas, usando guantes para realizar tareas en las que las manos estén húmedas.

Estrés

El estrés continuado puede producir líneas transversales, en la mayoría de los casos por manipulación. Estas líneas o surcos transversales se llaman 'líneas de Beau', e indican que el crecimiento de la uña se ha detenido durante unas semanas. Esta manifestación se da en situaciones de estrés, pero también cuando tienes mucha fiebre o has estado sometido a quimioterapia.

Falta de hierro

Cuando la uña se vuelve cóncava (uña 'en cuchara' o 'coinoliquia') es un signo de falta de hierro o incluso de malnutrición, donde existe una falta de vitaminas o minerales. La falta de hierro también se manifiesta en forma de caída del pelo. Por ello, si notas que se te cae el pelo y se deforman las uñas, hazte unos análisis.

Enfermedad pulmonar o renal

Tanto las enfermedades de pulmón como las del riñón pueden producir deformidades de las uñas que alertan sobre un proceso interno. Son las llamadas uñas 'en palillo de tambor' o 'acropaquías'.

El color importa

placeholder Foto: Unsplash/@buudkaanaa.
Foto: Unsplash/@buudkaanaa.

El color de la uña nos puede dar mucha información. Por ejemplo:

  • unas uñas violáceas indican falta de oxígeno
  • unas uñas pálidas son un signo de anemia
  • unas uñas amarillas indican infección por hongos o un exceso de uso de laca de uñas
  • un color verdoso indica infección por la bacteria pseudomona
  • una uña negra de forma repentina habla a favor de un hematoma
  • una media luna azul sugiere un envenenamiento,
  • las manchas blancas en las uñas no son un signo de falta de calcio como se dice con frecuencia, sino que suele producirse por microtraumatismos en la zona.

Te las muerdes

Las personas que se muerden las uñas tienen un signo inequívoco en las mismas: aparece una depresión central oscura en forma de capas (onicotilomanía). Si te muerdes las uñas, tu dermatólogo te puede aconsejar que las lleves cortas, que apliques un esmalte amargo para que elimines el hábito y que lo sustituyas por otro cuando sientes la necesidad de hacerlo (¿apretar una pelota?)

Cuidado con hongos y fármacos

Un error frecuente es considerar cualquier alteración que se produce en las uñas como una infección por hongos. Las uñas amarillas, uñas con zonas callosas o la formación de una descamación debajo de las mismas son los tres signos de una infección por hongos. El diagnóstico se hace mediante cultivo de un trozo de la uña. Las lacas antihongos funcionan, pero si se demuestra que tienes hongos en las uñas, el mejor tratamiento es tomar un fármaco antifúngico por boca durante unas semanas. Hoy estos fármacos son muy seguros y eficaces.

Otra situación es que determinadas reacciones a fármacos producen 'onicolisis', es decir, desprendimiento de la lámina ungueal. Es muy típico que ocurra al tomar determinados antibióticos.

En resumen, tus uñas nos dan mucha información de lo que ocurre en tu interior. Y los dermatólogos estamos entrenados en entender su 'lenguaje'. Si tienes un problema en una uña, acude a tu dermatólogo, porque puede ser un signo de psoriasis, estrés, infección o falta de hierro, entre otras muchas cosas.

Haz que la calidad de tu piel sea una prioridad. Somos nuestra piel. Por eso es muy importante que estés al día de toda la información actualizada.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Piel Estrés
El redactor recomienda