Las 7 condiciones necesarias para hacerte un trasplante capilar
  1. Bienestar
  2. Nada más profundo que tu piel
Dr. Ricardo Ruiz Rodríguez

Nada más profundo que tu piel

Por

Las 7 condiciones necesarias para hacerte un trasplante capilar

Estás perdiendo pelo, has realizado algún tratamiento con lociones y vitaminas, pero la alopecia avanza. La solución no siempre es un injerto. ¿Cuándo debes planteártelo?

Foto: Foto: CDI.
Foto: CDI.

Decía una conocida estilista americana: “No importa que tu vida no sea perfecta siempre y cuando tu pelo sí lo sea”. La realidad es que nuestro pelo influye de forma importante en nuestra autoestima y en el ideal de belleza que tenemos. Con el paso de los años, en ocasiones, nos surge la duda de si no sería interesante plantear realizarnos un trasplante capilar.

Estos trasplantes están de moda por varias razones: son seguros, los resultados son cada vez más naturales y la gente ya no tiene reparos para comentar que se ha realizado uno. Pero nos puede surgir una duda: ¿debo hacerme ya el trasplante o es mejor seguir con lociones, infiltraciones o pastillas?

Foto: Foto: Unplash@daniel_duarte. Opinión

Para que seas un buen candidato para realizar un trasplante capilar, además de tener una zona con poca densidad de pelo, debes cumplir estas 7 condiciones:

  1. Que tengas una zona donante adecuada. La zona donante es la zona de donde vamos a extraer los folículos, y está localizada en la región posterior de la cabeza y en las zonas laterales por encima de las orejas. Estas zonas están programadas genéticamente para que no se caiga el pelo. Si esa zona tiene abundantes folículos, es decir, pelos que puedan ser trasplantados a la zona alopécica, entonces el trasplante estaría indicado. Existe un límite en el número de trasplantes que depende de la densidad que dejemos en esta zona donante.
  2. Que tengas una edad adecuada. El pelo se empieza a caer en la adolescencia cuando comienzan los cambios hormonales. Nos gusta recomendar no hacer trasplante a menores de 25 años, ya que es la edad en la que se define el patrón de la alopecia, es decir, que hasta los 25 años no se sabe si la pérdida de pelo será más a nivel de entradas o de pérdida de pelo en la coronilla. Así reservas los folículos de la zona donante para el tipo de calvicie de una persona. Durante los años de espera al trasplante se pueden realizar tratamientos médicos con pastillas o técnicas de bioestimuación.
  3. Que dispongas de tiempo de recuperación. Hoy la técnica más realizada es la FUE (Follicular Unit Extraction) que consiste en extraer e implantar folículo a folículo. La técnica FUE es menos agresiva y tiene una recuperación más rápida que otras técnicas que se realizaban hace años. A pesar de esto hay que tener en cuenta que durante 1 o 2 semanas aparecen pequeños hematomas y costras en la zona receptora que corresponden a folículos implantados. La mayor parte de los pacientes se reservan una semana sin compromisos sociales o laborales para que el pelo crezca y para que las costras desaparezcan.
  4. Que evites factores que disminuyan el flujo sanguíneo al cuero cabelludo. El tabaco disminuye mucho la irrigación sanguínea del pelo trasplantado. Evita fumar antes y mínimo un mes después del trasplante. También es importante que evites el deporte o cualquier tipo de actividad que implique sudoración o disminución del riego sanguíneo al cuero cabelludo que impida la regeneración capilar en la semana después del trasplante.
  5. Que puedas rasurarte. La mayoría de los hombres deben rasurarse el día del trasplante. Sin embargo, las mujeres no necesitan rasurarse totalmente. Con las mujeres solemos dejar 'ventanas estéticas', es decir, rasuramos la zona donante y la 'escondemos' con el pelo de alrededor, técnica denominada 'ventana estética'.
  6. Que tengas una pérdida de pelo controlada y estable. Por ello es interesante hacer una buena historia clínica y una exploración capilar al paciente antes de recomendarle un trasplante. En ocasiones controlamos la caída con tratamientos orales, tópicos o inyectados en cuero cabelludo, que muchas veces retrasa o incluso evita la realización de un trasplante capilar.
  7. Que tengas una alopecia en la que sepamos que el trasplante va a funcionar. No todas las calvicies se deben trasplantar. Lo podemos hacer en los siguientes tipos de alopecia:
  • Las hormonales (por andrógenos) tanto masculinas como femeninas que no sean de patrón difuso, es decir, que no estén dispersas.
  • En las alopecias cicatriciales, producidas por en accidentes, enfermedades o patologías capilares. Estas alopecias producen un tejido cicatricial que hace que el pelo se caiga. Esa zona cicatricial en muchas ocasiones sí se puede injertar.
  • En las tricotilomanías (el paciente se arranca el pelo por algún problema psicológico) y alopecias por tracción (coleta a tensión) siempre que se elimine el origen causante de esto.
  • En secundarias a tratamientos oncológicos, que no hayan recuperado el pelo.
  • En las puramente estéticas, en las que el paciente quiere adelantar la línea de implantación del pelo (entradas).

En resumen, si tienes una buena zona donante en la parte posterior de tu cuello cabelludo, si tienes más de 25 años, si eres consciente de que necesitarás unos días de recuperación, si te comprometes a no fumar en un mes y no hacer deporte en una semana y si padeces una de las 5 calvicies que he comentado anteriormente, entonces quizá el trasplante capilar sea la solución para tu calvicie.

Haz que la calidad de tu piel sea una prioridad. Somos nuestra piel. Por eso es muy importante que estés al día de toda la información actualizada. Aquí la encuentras: Instagram o en Clínica Dermatológica Internacional.

Piel
El redactor recomienda