La técnica que revoluciona la cirugía del disco lumbar
  1. Bienestar
  2. Vertebra tu bienestar
Pablo Clavel

Vertebra tu bienestar

Por

La técnica que revoluciona la cirugía del disco lumbar

El abordaje anterior (por el abdomen) de la columna es una apuesta pionera para operar las lesiones degenerativas. La ADR es mucho menos invasiva y más efectiva

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El abordaje anterior de la columna supone una apuesta pionera para operar las lesiones degenerativas de disco lumbar. Esta técnica, mucho menos invasiva y más efectiva en este tipo de cirugías, es bastante reciente, no se ha generalizado y no hay muchos centros donde se realice dado que requiere un alto nivel de especialización.

"Operar la columna por la barriga en lugar de por la espalda nos permite acceder a ella de forma más directa y menos traumática"

El abordaje anterior, además de utilizarse para sustituir discos vertebrales dañados, por uno artificial que imita el movimiento de un disco natural, también es un gran aliado para corregir deformidades de la columna mediante el uso de cajas de fusión. Operar la columna por la barriga en lugar de por la espalda ofrece muchas ventajas porque nos permite acceder a ella de forma más directa y menos traumática, ya que lo hacemos por el retroperitoneo, un espacio virtual por detrás de la bolsa intestinal.

placeholder El doctor Clavel, durante una intervención.
El doctor Clavel, durante una intervención.

La complejidad técnica se centra en acceder por el retroperitoneo y separar los vasos abdominales de la columna. Por el contrario, si se accede por la espalda, antes de llegar al disco encontramos músculos, articulaciones, ligamentos y nervios, con el consiguiente riesgo de daño muscular y lesión nerviosa.

Las ventajas para el paciente:

  1. El riesgo de que se produzca una lesión nerviosa es casi inexistente, ya que al acceder por delante no se manipulan las estructuras nerviosas al encontrarse estas en la parte posterior de la columna, en el canal raquídeo.
  2. No se abre la musculatura, lo que minimiza los riesgos que supone para el paciente un abordaje por la espalda. Además, los resultados de la cirugía son mejores y no requiere especial recuperación de los músculos afectados.
  3. Se reduce el dolor posoperatorio y la estancia hospitalaria es mucho más corta; de hecho, los pacientes pueden reincorporarse a su trabajo dependiendo de si comporta o no esfuerzos entre tres y seis semanas después de la intervención. Incluso es posible volver a practicar deporte en unos tres meses.
  4. La rehabilitación requerida es mucho menor respecto a otro tipo de operaciones. Otro de los beneficios de operar por el abdomen y que merece especial atención es que nos permite utilizar la técnica ADR (Artificial Disc Replacement). Lo que quiere decir extraer entero un disco vertebral dañado y sustituirlo por otro artificial que imita el movimiento de un disco sano. Es la cirugía más efectiva para acabar con el dolor que produce un disco vertebral dañado sin afectar a la movilidad del paciente y además previene el desgaste de los discos adyacentes.

A diferencia de la cirugía de fusión, la más habitual en este tipo de cirugías, que inmoviliza las vértebras -artrodesis-, la técnica del ADR permite conservar el movimiento completo de la articulación. Si tenemos en cuenta que las vértebras se mueven, que pasamos de estar de pie con la columna recta a estar sentados o en diferentes posturas que la curvan, el tener fijadas las vértebras hace que ese movimiento natural ahora recaiga en los discos adyacentes al operado. Como consecuencia, estos se pueden ir degenerando y ocasionar que sea necesaria una segunda intervención.

"La ADR es nueva y son pocos los cirujanos que la realizan, además de la alta especialización con tecnología de última generación"

Además, con la técnica de ADR no se practican osteotomías, evitando así la posibilidad de desestabilización de la vértebra, de sangrado y de dolor. Como hemos explicado al principio, esta técnica es relativamente nueva y son muy pocos los cirujanos que la realizan en el mundo, además de la alta especialización que necesita de la tecnología de última generación que utiliza y que permite colocar con precisión milimétrica los implantes de columna y supervisar en todo momento el estado de la cirugía. En los últimos cinco años, el Instituto Clavel ha practicado 1.500 cirugías mediante la técnica ADR y podemos afirmar que la tasa de éxito es superior al 95%, un dato mucho más elevado respecto a la vía posterior clásica.

Enfermedades
El redactor recomienda