Los problemas de espalda no impiden tener buen sexo
  1. Bienestar
  2. Vertebra tu bienestar
Pablo Clavel

Vertebra tu bienestar

Por

Los problemas de espalda no impiden tener buen sexo

Padecer una patología de este tipo no está reñido con la sexualidad. Solo debemos tener en cuenta algunas premisas y ser conscientes de que lo mejor es consultar a un especialista

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

No es infrecuente que el sexo y las relaciones sexuales sigan siendo un tema tabú. También lo es en las consultas médicas. Existe un cierto rubor y reticencia a transmitir al médico las dudas en lo que se refiere a cómo gestionar las relaciones sexuales, en especial en los casos de pacientes que tienen dolor de columna.

Tanto antes como después de la intervención, existe temor a poder sufrir dolor o daño durante la relación. E incluso, con el tiempo, puede derivar en un cierto sentimiento de culpabilidad al no poder mantener relaciones con nuestra pareja. Es por ello que es muy importante que la información que transmitamos al paciente y a su pareja sea clara. Y que ambos puedan tener acceso a ella sin ambages ni cortapisas.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Desde este artículo podemos afirmar que padecer una patología de columna no está reñido con poder disfrutar de una relación sexual normal. Solo debemos tener en cuenta algunas premisas que enumeraremos a continuación, aunque siempre hemos de ser conscientes que lo mejor es consultar al especialista de columna.

Lógicamente, el tener dolor va a ser la causa principal de una disminución en nuestra libido. Por lo tanto, el primer objetivo ha de ser la mitigación o disminución del dolor mediante la medicación o mediante el mejor tratamiento a la patología. Hemos de pensar que, excepto en casos muy agudos de hernia discal lumbar o cervical (auténtica rotura discal), las relaciones sexuales no van a suponer un empeoramiento de nuestra patología.

En los casos de pacientes intervenidos bien sea de forma ambulatoria o con ingreso, es aconsejable al menos de dos a cuatro semanas de abstinencia. En los casos en los que el paciente se haya sometido a una intervención de sustitución de disco (ADR) o una cirugía de fusión mediante colocación de cajas intersomáticas, injerto óseo y tornillos pediculares, la abstinencia de mantener relaciones sexuales con el cónyuge obligatoriamente debe extenderse hasta casi las cuatro semanas. Con ello evitamos el movimiento no deseado de los implantes. A partir de un mes, ya ha tenido lugar un proceso de cicatrización interno suficiente que nos proporciona la seguridad que necesitamos.

Foto: Foto: iStock. Opinión

En cuanto a la forma de practicarlo, el consejo es (al igual que con otras actividades del día a día) que escuchemos a nuestro cuerpo. Si notamos dolor en algún momento, quiere decir que algo no estamos haciendo bien. Finalmente, decir que, con técnicas quirúrgicas muy nuevas actuales, como las de cirugía mínimamente invasiva, con colocación de implantes guiados por robot e incisiones muy pequeñas, el dolor posoperatorio es mucho menor y, por lo tanto, antes podemos volver a nuestra vida normal sin dolor, también en lo referente al sexo.

El redactor recomienda