Monitorización y neuronavegación en neurocirugía: las herramientas más innovadoras
  1. Bienestar
  2. Vertebra tu bienestar
Pablo Clavel

Vertebra tu bienestar

Por

Monitorización y neuronavegación en neurocirugía: las herramientas más innovadoras

Combinar estas dos técnicas permite a los médicos realizar con mayor exactitud y de forma más eficaz las cirugías complejas, lo que resulta en menores complicaciones y mayor garantía para el paciente

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

La monitorización neurofisiológica intraoperatoria –MIO– es el conjunto de herramientas y técnicas neurofisiológicas que utilizamos para evaluar, de manera objetiva y eficaz, la función del sistema nervioso durante una intervención quirúrgica.

La neuronavegación hace referencia al conjunto de herramientas tecnológicas que nos guían en cirugía, por ejemplo, en la localización de una tumoración o en la colocación de los implantes que utilizamos, y que nos permiten conocer con la máxima precisión la patología a tratar.

La utilización de la monitorización apoyada por neuronavegadores nos permite realizar con mayor exactitud y de forma más eficaz las cirugías complejas, lo que resulta en menores complicaciones y mayor garantía para el paciente.

¿Qué ventajas tiene la monitorización para médicos y pacientes?

Gracias a ella, detectamos cambios en la transmisión neurológica en tiempo real, antes de que se produzca cualquier lesión que pueda resultar definitiva. Nos permite, por lo tanto, tomar medidas para evitar lesiones neurológicas que de otra manera no conoceríamos.

Así mismo, nos permite identificar puntos de entrada que pueden ser funcionales y que no son reconocibles en superficie. De esta manera podemos realizar un mapeo que consiste en estimular la corteza cerebral y ver que zonas se activan y qué zonas no. De esta manera, el cirujano conoce la localización de las zonas funcionales y puede evitarlas durante la intervención.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Al proporcionar información de manera constante permite al cirujano conocer si la estrategia quirúrgica que está utilizando es la adecuada.

Identificar problemas que deben ser corregidos y confirmar que la corrección que se está llevando a cabo es la adecuada.

En caso de producirse una lesión, permite conocer el alcance de la misma para así realizar un mejor pronóstico tras la intervención.

La monitorización intraoperatoria utiliza varias técnicas de registro para controlar las estructuras nerviosas en todo momento. Estas técnicas se combinan de diferentes maneras empleando las más adecuadas a cada tipo de cirugía. Aporta al neurocirujano una información muy específica con un alto grado de sensibilidad.

Si a la monitorización en el quirófano añadimos el uso de neuronavegadores que permiten al cirujano ver en tiempo real la zona que están interviniendo y les guía con altísima precisión en cirugías de elevada complejidad los resultados de la cirugía son muy superiores a aquellas en las que no se emplean. En Instituto Clavel utilizamos dos neuronavegadores de última generación: O-ARM2 en Barcelona y Loop-X en Madrid.

placeholder Loop-X
Loop-X

Tanto uno como otro, permite a los cirujanos ver la anatomía del paciente en posición quirúrgica, colocar con precisión milimétrica los implantes y supervisar en todo momento el curso de la cirugía. En el caso del Loop-X, un escáner en 3D de última generación, es controlado por una tableta gracias a su sistema robotizado, lo que permite unos flujos de trabajo que reducen el tiempo en la cirugía. Además, la radiación para el paciente es más baja y la recuperación más rápida y con menos dolor.

El empleo de MIO y neuronavegadores nos permiten realizar cirugías más precisas, menos invasivas y corregir la estrategia quirúrgica gracias a la información en tiempo real que recibimos durante la intervención. Todo esto redunda en beneficio del paciente tanto durante la operación como en el posoperatorio que suele ser más rápido y menos doloroso.

Enfermedades
El redactor recomienda