Neuralgia del trigémino: cuando el dolor es insoportable
  1. Bienestar
  2. Vertebra tu bienestar
Pablo Clavel

Vertebra tu bienestar

Por

Neuralgia del trigémino: cuando el dolor es insoportable

Es muy poco frecuente, pero quienes la padecen ven seriamente afectada su calidad de vida, incluso hay quien confiesa su deseo de no seguir viviendo así. Hay tratamientos, algunos con resultados duraderos

Foto: Foto: Unsplash/@a_d_s_w.
Foto: Unsplash/@a_d_s_w.

La neuralgia del nervio trigémino es una enfermedad rara que sufren una de cada 15.000 personas. Produce un dolor extremadamente intenso, en forma de calambres en la cara (mandíbula, pómulos, nariz, frente y barbilla) que incapacita a quienes lo padecen para llevar una vida normal y realizar las actividades más rutinarias.

La Sociedad Española del Dolor (SED) revela que de cada tres pacientes con dolor, uno tiene dolor neuropático encabezado por la neuralgia del trigémino. Esta enfermedad requiere una atención sanitaria especializada, de manera que el afectado sea diagnosticado de forma personalizada y precoz para descartar otras patologías que también pueden producir un dolor punzante similar -problemas bucales, cefaleas, tumores, malformaciones vasculares o tensión cervical- y de esta manera proporcionar el tratamiento de la neuralgia acorde a la patología que presenta.

Foto: Foto: Unsplash/@linkedinsalesnavigator. Opinión

Según datos del ‘British Medical Journal’, esta enfermedad, que afecta sobre todo a mujeres de más de 50 años, se presenta sin causa conocida en el 80-90% de los casos. El resto de enfermos, la minoría, son personas con antecedentes de patologías que afectan al sistema nervioso central -esclerosis, herpes zóster o lupus-. El brote de dolor suele ser agudo y corto, y puede aparecer en ocasiones por un sencillo estímulo en el área afectada tan simple como cepillarse los dientes, masticar, afeitarse o tocarse la cara.

Desencadenantes del dolor

La neuralgia del trigémino puede generar en los pacientes ansiedad, depresión y está considerado como 'el peor dolor del mundo'. Para entenderlo, tendríamos que imaginar, por ejemplo, lo que supondría notar una descarga eléctrica cada vez que comemos o nos lavamos los dientes. En la consulta es muy duro escuchar cómo algunos pacientes manifiestan que no desean continuar viviendo con ese dolor.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

La principal causa de la neuralgia trigeminal es la presión que ejerce un bucle arterial que comprime al nervio, aunque no siempre es así. En ocasiones, encontramos una vena, o conjunto de venas, que ejerce esa presión, y otras veces no hayamos compresión.

Otras causas, aunque mucho menos habituales, son las ya apuntadas tumoraciones, esclerosis múltiple o el virus herpes zóster.

Entre los pacientes que atendemos en Instituto Clavel, esta es una de las patologías que causan mayor dolor. Para poder aplicar el tratamiento más adecuado, lo primero que hacemos es un diagnóstico totalmente personalizado.

El mejor tratamiento

En cuanto a los tratamientos, disponemos de diferentes fármacos e incluso podemos combinar varios. En muchos casos, la terapia suele ser efectiva y controla el dolor durante años, pero no siempre es así y algunos pacientes deben acabar sometiéndose a una intervención.

Hay diferentes tratamientos: combinación de distintos fármacos, cirugía mediante diversas técnicas o radiofrecuencia

Si es necesario operar, realizamos diferentes técnicas. En personas jóvenes, y siempre que resulte posible, apostamos por la microdescompresión vascular. Se lleva a cabo a través de una pequeña incisión por detrás del oído. En la intervención se separa la arteria (que suele ser una rama de la arteria cerebelosa superior) del nervio trigémino en su entrada en el tronco del encéfalo. Al evitar el contacto de la arteria con el nervio, el dolor suele mejorar e incluso puede llegar a desaparecer por completo.

Cuando no es posible aplicar esta técnica, utilizamos otras para disminuir el dolor, como la radiofrecuencia o la compresión con balón del ganglio de Gasser. Se realizan a través de una punción y una aguja que, guiada por rayos X intraoperatorios, entra por la base del cráneo hasta el nervio. Los resultados de estas alternativas no suelen ser permanentes, pero en algunos pacientes pueden proporcionar suficiente alivio del dolor y una mejora en su calidad de vida.

La neuralgia del trigémino es, como hemos explicado, una de las patologías que causan mayor dolor a nuestros pacientes. Por eso, una vez realizado el tratamiento que creemos más adecuado seguimos de cerca su evolución para asegurarnos que el dolor desaparece o disminuye considerablemente.

El redactor recomienda