Los motivos por los que tu espalda mejora si duermes bien
  1. Bienestar
  2. Vertebra tu bienestar
Pablo Clavel

Vertebra tu bienestar

Por

Los motivos por los que tu espalda mejora si duermes bien

Las claves para un buen descanso son, a su vez, la fórmula para que tu columna vertebral no te dé problemas, un mal que sitúa a España en el top mundial de esta dolencia

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Dormir es imprescindible para encontrarnos bien. Si además lo hacemos durante el tiempo suficiente, los músculos de la cadena posterior se relajan y se regeneran, lo que contribuye a tener una espalda más sana. Un buen descanso de al menos seis horas también fortalece el sistema inmune, ayuda a bajar la tensión arterial, mejora nuestra memoria, concentración y rendimiento, disminuye el estrés y nos proporciona energía y mejor humor.

Foto: Foto: iStock.

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, por eso debemos prestar especial atención a como lo hacemos si queremos tener una columna vertebral sana. Por ello, es aconsejable:

  • En primer lugar, tener en cuenta que el colchón y la almohada juegan un papel fundamental en el mantenimiento de la salud de la espalda. Lo ideal es probarlos antes de comprarlos porque lo que es bueno para una espalda quizá no lo sea para otra. Conviene que los colchones tengan una firmeza media, ni muy blandos ni muy duros, y que las almohadas no sean ni muy altas ni muy bajas, de manera que nuestra columna cervical esté en una altura neutra
  • Mantener una buena higiene postural que ayude a prevenir alteraciones y lesiones en la espalda. Las mejores posiciones son boca arriba, que contribuye a respirar mejor y a mantener la columna recta y relajada, y de lado con las piernas flexionadas. Sin embargo, no es aconsejable dormir boca abajo porque forzamos mucho la columna y podemos aumentar la curva lumbar. Sobre todo, es importante evitarlo si nos hemos sometido a alguna intervención de columna y estamos en proceso de recuperación. Debemos evitar dormir boca abajo hasta que pueda hacerse sin ningún tipo de molestia, algo que suele suceder pasados un par de meses de la intervención quirúrgica.
placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.
  • Alternar ambos lados para dormir es importante, de manera que la columna no se acostumbre a descansar siempre del mismo.
  • También favorece el buen descanso de la columna, sobre todo en pacientes que presentan dolor, colocar un cojín debajo de las rodillas o entre las dos piernas si dormimos de lado. Con ello evitamos cargar la zona lumbar y favorecemos que se relaje la espalda.

Hábitos sanos

Existen además algunas rutinas que podemos llevar a cabo antes de acostarnos que ayudan a conciliar bien el sueño y descansar la espalda adecuadamente:

  • Hacer ejercicio moderado y de bajo impacto.
  • Realiza ejercicios de respiración pausada y relajante que mejoran la oxigenación de la sangre, los músculos y estimulan el corazón.
  • Relajar los ojos y nariz y las manos y pies.
  • Automasajear los puntos que más se sobrecargan durante el día: cráneo, trapecios, mandíbula, diafragma y abdomen.
  • Además, debemos evitar cenas copiosas, bebidas estimulantes, así como prendas que incomoden el descanso. Abstenerse de utilizar dispositivos móviles que, además de evitar el descanso de nuestro cerebro, perjudican las cervicales.
  • Dormir en un lugar silencioso, tranquilo, sin luz y hacerlo siempre a la misma hora.
Foto: Foto: Unsplash/@matheusdk00. Opinión

A la hora de levantarnos es frecuente notar las articulaciones y la musculatura más rígidas debido a la inactividad nocturna y a mantener el cuerpo de manera prolongada en las mismas posturas. Para activarnos, lo ideal es realizar una serie de ejercicios, a ser posible pautados por un especialista:

  • Desperezarnos en la cama estirando la espalda, cadera, hombros, brazos y piernas, y mantener la posición unos segundos para aumentar el aporte de oxígeno y mejorar el tono muscular.
  • Rotar pies, manos y cabeza en ambos sentidos y doblar las rodillas para activar la circulación sanguínea, las articulaciones y elongar músculos y ligamentos
  • Sentarnos en la cama con los pies apoyados en el suelo antes de incorporarnos y volver a estirarnos para distensar y relajar los músculos, y así disponer de la mayor elasticidad para empezar el día.

La columna vertebral es el eje de nuestro cuerpo, por eso es necesario prestarle especial atención también a la hora del sueño.

Salud
El redactor recomienda