Este año la Navidad viene con adelanto (planifica ya el menú)
  1. Gastronomía y cocina
  2. Un chef con alma de panadero
Samuel Moreno

Un chef con alma de panadero

Por

Este año la Navidad viene con adelanto (planifica ya el menú)

Se está formando la tormenta perfecta para la escasez de productos de cara a las fiestas navideñas. Adelantemos nuestras compras con una buena planificación. ¡Que no cunda el pánico!

Foto: Compra de alimentos para Navidad. (EFE)
Compra de alimentos para Navidad. (EFE)

Toca ir haciendo hueco en el congelador. Te aconsejo que des salida a esa bolsa de croquetas que hace tiempo ocupa el fondo del cajón, aquellos helados llenos de escarcha que tanto gustan a tu suegra y esos filetes de pescado más fríos que frescos que siempre dejas para mañana.

Ve vaciando el congelador y planifica tus cenas para estas navidades, la cosa podría ponerse complicada.

A pesar de las temperaturas primaverales de este otoño, sabemos que la Navidad se acerca porque van tomando posiciones los turrones y dulces navideños en los lineales de los supermercados. De momento los miramos de refilón al pasar, haciendo como que no los hemos visto con el fin de no caer tan temprano en la tentación.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Este año la cosa podría complicarse…

Cada día son más los indicadores que nos hacen presagiar unas navidades complicadas. Todo comenzó con el fin de las restricciones de la pandemia; el oscurantismo pandémico fue sucedido por una nueva época de consumismo desatado. Pasamos del enclaustramiento al consumismo desenfrenado casi de la noche a la mañana. Este frenesí desmesurado cogió a muchos con el paso cambiado y aún no han sido capaces de ponerse al día.

Primero fue la crisis de los contenedores, que se acumulaban en una punta del mundo y sin repartir entre los diferentes lugares de producción y compra. A esto se le unió el colapso de uno de los canales que conecta las vías marítimas más concurridas del planeta (el canal de Suez se colapsó por un buque mercante de 400 m de eslora llamado Ever Given).

placeholder Foto: EFE.
Foto: EFE.

Además, la escasez de microchips hizo saltar las alarmas y entendimos que nada es infinito y que todo tiene un límite. Este límite amenaza ahora el suministro eléctrico de toda Europa; un límite que sobrepasó hace tiempo la logística en Reino Unido. Y lo peor es que esto puede ser la punta de un iceberg que amenaza con fastidiarnos las navidades.

"En mi restaurante recibo a diario notificaciones de subidas de precios de mis proveedores. Y esas subidas pronto llegarán al consumidor final"

El desabastecimiento acecha, pero no perdamos de vista la inflación que está tomando una curvatura exponencial. Las subidas de precios de mayoristas ya han llegado. Yo en mi restaurante recibo a diario notificaciones de subidas de precios de todos mis proveedores. Y esas subidas pronto llegarán al consumidor final.

Es por todo esto que te aconsejo que no dejes la compra de tus menús navideños para el último momento. Corres el riesgo de no poder preparar este año ese plato que ya es una tradición en tu casa en Nochebuena o el día de Año Nuevo.

Aún estamos a tiempo

Pero estamos a tiempo de evitar la catástrofe. Con una buena planificación de nuestras compras podemos evitar el desabastecimiento y de paso ahorrar un buen dinerito. Son muchas las opciones a nuestro alcance a la hora de adelantar nuestras compras. Es cierto que determinados productos deben ser consumidos en fresco, pero no perdamos de vista que sus precios estas navidades podrían batir todos los récords.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Comencemos por los aperitivos. En cada casa las costumbres son distintas, pero hay ciertos comodines que son muy socorridos en los días navideños. Vamos a enumerar unos cuantos de los cuales podemos ir haciendo acopio: quesos curados envasados al vacío, jamones y embutidos ibéricos o jamón de pato, patés y terrinas, salazones como sardinas o mojamas, ahumados como salmón o bacalao. Todos estos productos poseen largas caducidades y se puede adelantar su compra.

El marisco suele admitir bien el congelado, sobre todo los crustáceos, gambas, carabineros, cigalas, centollos, nécoras… Todos pueden ser comprados con antelación y congelados.

En el capítulo de las carnes, yo destacaría el pato tanto en su versión confitado de muslos y mollejas o en congelado foie-gras y magret. La caza también es una fantástica opción para los más expertos: perdiz, pichón, liebre, corzo incluso agradecen ser congelados para ablandar las fibras.

Los cefalópodos, pulpo, calamar o chipirón, apenas sufren con un buen congelado

Los pescados que mejor admiten las congelaciones son los pescados azules. Salmón, atún o el bacalao desalado, que se considera azul cuando ha sido sometido al proceso de salazón, ya que esto hace aumentar su cantidad de grasa.

El bacalao además es una fantástica opción para conservar en salazón y nos permite disponer de él con solo realizar un buen desalado.

Otra opción a tener en cuenta son los cefalópodos, pulpo, calamar o chipirón apenas sufren con un buen congelado.

Un capítulo aparte merecen las bebidas espirituosas, algunas de las cuales ya están desaparecidas de los lineales de supermercados hace semanas. Será difícil tomar un gin-tonic estas navidades con algunas de las marcas más populares del mercado.

Este es mi consejo: no compres mañana lo que puedas comprar hoy, pero hazlo con planificación y mesura. No sea que nos quedemos de nuevo sin papel higiénico. Que no cunda el pánico.

Bon appétit!

El redactor recomienda