¿Cómo afecta la crisis global a la leche que le ponemos a nuestro café?
  1. Gastronomía y cocina
  2. Un chef con alma de panadero
Samuel Moreno

Un chef con alma de panadero

Por

¿Cómo afecta la crisis global a la leche que le ponemos a nuestro café?

Los precios que pagamos en la actualidad por este alimento son insostenibles. Para seguir por este camino, tal vez haya que recurrir a un producto de laboratorio

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

He de reconocer que siempre captaron mi atención las teorías del caos, esas predicciones imposibles que acostumbramos a realizar ante cualquier cambio de ciclo. Estas teorías del caos sustentan que es imposible predecir el resultado de las mismas debido al gran número de variables que las condicionan. Es por esto por lo que resulta tan complejo predecir el futuro. Pero desde el punto de vista de un analista podemos evaluar ciertos aspectos del presente que condicionarán de forma inevitable el futuro.

Foto:
El despertar de la inflación: calcula cuánto te cuesta la subida de precios
Javier Jorrín Laura Martín Rocío Márquez Luis Rodríguez Fernando Anido

En primer lugar, repasemos la situación actual del mercado para poder situar las cosas dentro del contexto adecuado. Estamos frente a una crisis que amenaza con desestabilizar el comercio a nivel mundial y que tiene varios frentes abiertos: crisis covid, crisis de materias primas, crisis de deuda, crisis energética, crisis de los microchips, desabastecimiento de componentes en las fábricas, cambio climático, etc. Esto, inevitablemente, derivará en una etapa de inflación muy importante, con subidas de precios en todos los sectores y, cómo no, con subidas de precios en la cesta de la compra que hoy ya son más que evidentes. Y esto no es algo que aparente terminar pronto.

El verdadero precio

Pero ¿cómo puede afectar todo esto a la leche que ponemos a nuestro café? Hagamos un análisis entonces de las cifras que se mueven en el sector de la leche:

  • Solo en Estados Unidos se producen más de 100 millones de toneladas de leche al año.
  • El coste de producción de un litro de leche se estima en 0,60 €.
  • Para producir un litro de leche se necesitan 383 litros de agua; se emiten 1,61 kg de CO2, además de fósforo y nitrógeno

Si multiplicamos estos datos por los 100 millones de toneladas, veremos la magnitud real del negocio y el problema medioambiental que supone su producción.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ahora que sabemos cuál es la situación con cifras y datos, veamos el lugar que ocupa la leche en el mercado.

La leche junto con el pan y el aceite han sido durante años productos reclamo en los supermercados. Esto quiere decir que, al ser productos de gran consumo en los hogares, el público tiene una percepción de que su precio debe de ser lo más bajo posible, y esto ha sido utilizado como reclamo dentro de la guerra de precios de las grandes cadenas de alimentación, llegando incluso a vender muy por debajo de los costes de producción.

¿La leche de laboratorio podría reemplazar a la leche de vaca como producto reclamo barato?

Pero estos precios bajos cada día son más insostenibles debido al continuo incremento de los precios de piensos, energía y logística, además de las tasas medioambientales que están por venir.

¿La solución vendrá del laboratorio?

Así las cosas, yo planteo una pregunta: ¿estaríamos dispuestos a consumir leche producida en un laboratorio? A día de hoy, seguramente el 90% de la población diría que no. Pero y si esa leche se va introduciendo en nuestras dietas poco a poco, casi sin darnos cuenta, ¿podría llegar a reemplazar a la leche de vaca como producto reclamo barato?.

Foto: Puro calcio. (iStock)

No son pocas las noticias que escuchamos acerca de la creación de hamburguesas a partir de células sintetizadas en laboratorio. La combinación de este sucedáneo proteico con la impresión 3D está aún comenzando su camino, aunque más pronto de lo que creemos comenzaremos a ver como estos nuevos alimentos van entrando en la cesta de nuestra compra. Al principio camuflados dentro de preparados y más tarde presentados como sustitutivos reales a los alimentos naturales.

Si ya se comienzan a producir hamburguesas con esta tecnología, ¿cuánto tardaremos en aprender a sintetizar la leche? El otro día encontré la respuesta de la mano de una startup llamada Perfect Day. Esta empresa ya está comercializando leche procedente de un laboratorio y no de las ubres de un mamífero. Además, enarbola dos de las banderas más populares que hay en la actualidad: vegana y sostenible.

Propongo que mañana, en nuestro desayuno, preparemos un vaso de leche, paladeemos ese sabor y lo dejemos guardado en nuestra memoria. Tal vez algún día lo recordemos con nostalgia. Pero mientras llega o no ese momento seamos responsables con la cesta de la compra. Hagamos un consumo responsable de los alimentos y no volvamos a comprar leche a 60 céntimos para ayudar a nuestros productores a dar bienestar a esos animales.

¿Será en el futuro un lujo tomar un vaso de leche de vaca?

Bon appétit!

Leche Alimentos
El redactor recomienda