Cuántas veces hemos hecho la compra, hemos comprado un manojo de apio y, una vez colocado en el frigo, lo desterramos al fondo de un cajón y lo sacamos cuando se ha podrido. ¡Pobre apio, con lo rico que está! El gran problema que tiene esta verdura es que hay pocas recetas tradicionales y no es uno de los ingredientes reconocibles en ningún plato o receta famosa. Una pena.

El apio es mi hortaliza de hoja favorita para comer tanto en crudo como cocinada, ya que es súper versátil, aunque normalmente en todos los hogares de España se usa para caldos, hervidos y, de pasada, en ensaladas como actor de reparto y nunca como género principal.

Hablar de las virtudes de una hortaliza verde es hablar de todo tipo de nutrientes: son las más nutritivas por su contenido en vitaminas -sobre todo la vitamina C- y tienen, además, un sinfín de maravillosos efectos secundarios.

Para comenzar a enamorarse del apio, yo recomiendo que busquéis el llamado apio blanco en vuestra tienda de confianza. Aunque no es blanco -es mas bien amarillo-, es menos amargo porque se cubre durante su cultivo para que no realice la fotosíntesis y no tenga tanto verdor, lo que le da ese característico sabor y perfume.

Así, sin más, le quitamos las hebras y lo dejamos en remojo un par de horas en agua helada o con hielo. Y solo con aceite, zumo de lima, sal y algo de pimienta recién molida es algo genial: el aperitivo mas adictivo que podéis hacer.

Para aquellos a los que ya os gusta el apio, aquí os paso una receta un poco más compleja.

Ensalada de apio

Ingredientes:

  • Apio verde
  • Pepino
  • Manzana
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Caviar de pez volador ( tobiko)

Si os gusta mucho picante podéis añadir algún chile al final.

Cortar las manzanas en crudo para licuarlas. Lavarlas antes.

Lavar el apio y cortarlo, separando las hojas verdes y los tallos finos de los gordos. Reservamos los gordos, los verdes y las hojas para licuarlos.

Repetir lo mismo con el pepino

Pasar toda la mezcla por la licuadora. (Truco: añadir un limón exprimido en la verdura antes de licuarlo para que no se oxide).

Colar el liquido. Poner un poco de sal y reservarlo en el frigo.

Cortar con un pelador los tallos gordos sacando tiras longitudinales.

Y poner todas las tiras en agua con hielo..para que se ricen y se pongan crujientes.

Reservar todo durante media hora en el frigo. Mezclar las huevas y el aceite.

Colocar las hojas de apio muy bien escurridas.

Regar generosamente con el jugo licuado.

Rematarlos con el aliño de caviar.

Espero que lo hagáis esta semana y disfrutéis de un aperitivo fresco, sano y rico.