Transforma tu sonrisa en solo dos visitas a la consulta
  1. Todo empieza por una sonrisa
Pablo Sada García-Lomas

Todo empieza por una sonrisa

Por

Transforma tu sonrisa en solo dos visitas a la consulta

Las carillas son el Rolls-Royce de la odontología estética. Son la forma más rápida, estética y duradera para transformar completamente la imagen bucal

placeholder Foto: Foto: Unsplash/Alexander Krivitskiy.
Foto: Unsplash/Alexander Krivitskiy.

Pocos nacen realmente con el conjunto de dientes perfecto que quisieran tener, blancos perlados y alineados. Los pacientes exploran tratamientos rápidos, sencillos y mínimamente invasivos para mejorar. Por otro lado, cada vez están mejor informados y buscan soluciones en las que su nuevo aspecto sea natural y no parezca falso. Y, además, soluciones que sean duraderas.

Esto empuja a la odontología a ser técnicamente más precisa y estéticamente más perfeccionista. Digamos que se trata de conseguir 'sonrisas perfectamente imperfectas'.

Si atendemos a las tendencias cosméticas más populares entre las que se encuentran la ortodoncia con los nuevos sistemas de alineadores transparentes como el Invisalign, los blanqueamientos, el lifting de encías o las carillas, concluiremos que las carillas se llevan la palma. Son el Rolls-Royce de la odontología estética. Y la razón es que es la forma más rápida, estética y duradera para la transformación completa de una sonrisa.

Soluciones a problemas orales

Las carillas de porcelana, también llamadas laminadas, son unas láminas muy finas de este material que se utilizan para mejorar muchos problemas de salud oral como la forma, el color, la posición, el tamaño de los dientes, eliminar espacios entre los dientes e incluso ampliar el arco de la sonrisa dando mayor soporte a los labios y a las mejillas. El tratamiento es altamente conservador e implica solo dos visitas a la consulta (con un intervalo de dos-tres semanas).

Foto: Foto: iStock. Opinión

El objetivo de la primera visita es hacer espacio para las láminas en su boca, por lo que la estructura dental se reduce ligeramente en menos de un milímetro, colocando sobre la nueva estructura unas carillas provisionales que le permiten desenvolverse en su vida diaria. Cada revestimiento debe elaborarse individualmente en el laboratorio. En la segunda visita, se retiran las provisionales y se colocan las nuevas carillas que se cementan sobre sus dientes con una resina compuesta que une las carillas a la estructura dental. Es la solución más duradera y estética, y solo se recomienda su sustitución si con el paso de los años con la pérdida de encías se oscureciesen los márgenes (aunque este proceso puede durar 20 años progresando lentamente).

Si las primeras requerían eliminar una gran parte del diente natural para que quedaran bien ajustadas, las técnicas actuales son más sofisticadas y avanzadas, y han reducido esta tarea de modo que solo hay que limar una capa muy fina.

Indicaciones

placeholder Foto: iStock
Foto: iStock

Hay muchas razones para que los tratamientos con carillas se hayan hecho tan populares a lo largo de los años. Veamos sus indicaciones:

  • Dientes rotos, agrietados o astillados por algún accidente.
  • Desgaste de los dientes por bruxismo o rechinamiento.
  • Mejorar el tamaño y la forma.
  • Conseguir el color deseado, blanco, brillante, de aspecto juvenil.
  • Conseguir un blanqueamiento definitivo, frente a los blanqueamientos dentales, eliminando manchas en los dientes, bien las producidas por la tetraciclina, como las que se producen por un envejecimiento prematuro al consumir té, café, salsa de soja, tabaco…, o aquellas que se producen por el envejecimiento natural que causa el oscurecimiento de los dientes.
  • Para eliminar huecos entre los dientes.
  • Desalineación de los dientes, como solución inmediata frente a la ortodoncia, consiguiendo en tan solo un par de semanas que parezcan alineados sin necesidad de moverlos realmente. Hay casos en los que se vuelven a torcer los dientes después de un tratamiento de ortodoncia en la juventud.
  • Como solución para completar la transformación una vez alineados los dientes con ortodoncia, bien sea con brackets o retenedores transparentes como Invisalign. En algunos casos, la solución ideal sería llevar los dientes con Invisalign a una posición mejor y luego colocar las carillas para mejorar la estética.
  • Sonrisa envejecida: a medida que envejecemos hay cambios en el interior de la boca; los bordes de los dientes se desgastan y se acortan, lo que provoca que perdamos el apoyo de los labios. Además, el labio superior empieza a descolgarse y disminuir en volumen al perder tono muscular, formando arrugas alrededor de la boca. Y los lados de la cara empiezan a ceder. La combinación de estos factores provoca que la gente muestra cada vez menos sus dientes al sonreír.

Contraindicaciones

Las carillas no son válidas en todos los casos, en algunos dientes, especialmente cariados o desgastados, la indicación será el recubrimiento total con una corona, para darle fortaleza. En casos en los que estén demasiado dañados, posiblemente se tenga que proceder a una extracción y por tanto sustituir el espacio con un implante o un puente.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las cualidades estéticas de las carillas de porcelana son insuperables, y debido a que se adhieren solo a la superficie frontal de los dientes, las carillas son una opción de tratamiento muy conservador. Son altamente realistas, fuertes y resistentes, duraderas, se hacen a medida y son mínimamente invasivas. Además, no se manchan como ocurre con las de composite.

Hacer carillas de porcelana que parezcan naturales e indetectables es un reto y una cuestión de 'arte'. Como decía Picasso: “Aprende las reglas como un profesional, para poder romperlas como un artista”. Algunos casos son extremadamente difíciles, como igualar con una carilla, por ejemplo, un diente central que se ha roto, para dejarlo idéntico al otro central, pero es posible. Conseguir la translucidez natural con la porcelana para imitar la estructura del esmalte de los dientes también es posible. Las carillas pueden ser tan reales que incluso se pueden añadir pequeños matices muy sutiles de imperfección en algunos de los bordes para crear un aspecto natural o superponer o inclinar torciendo ligeramente uno o dos dientes consiguiendo una sonrisa 'perfectamente imperfecta'.

Diseño estético facial

Esto nos lleva a utilizar el diseño estético facial para evaluar cada caso y ser lo más conservadores posible. Tendremos en cuenta toda la cara de una persona y el grado de envejecimiento o desarrollo. La idea es analizar que los dientes controlan el tercio inferior de la cara, incluyendo el apoyo de los labios, la altura facial y forma de la cara, las arrugas alrededor de las comisuras de la boca y el labio superior, así como el volumen de las mejillas. Todo ello puede abordarse para aportar armonía o simetría a la cara de alguien, con lo que conseguiremos la sonrisa perfecta.

Salud
El redactor recomienda