Uno de los grupos de alimentos que más se venden son los productos funcionales. Son aquellos que, supuestamente, aportan propiedades beneficiosas para la salud más allá de su valor nutritivo. Son varios los métodos utilizados para desarrollar los alimentos funcionales que tanto éxito (la mayoría de las veces injustificado) tienen entre el consumidor. El más habitual es suplementar un alimento con un ingrediente que no poseía originalmente. En este primer grupo estarían encuadrados los zumos 'Con Taurina'. Otra estrategia es la basada en la eliminación de un componente que, supuestamente, causa un efecto perjudicial al consumidor. Un claro ejemplo los tenemos en los alimentos 'Sin' que inundan las superficies comerciales. En este grupo se encuentran los zumos 'Sin Taurina'. Analicemos la dicotomía 'con/sin' taurina.

La taurina es una molécula cuyo nombre deriva de la voz latina taurus (que significa toro) ya que fue aislada por primera vez de la bilis de toro en 1827 por los científicos alemanes Friedrich Tiedemann y Leopold Gmelin. Aunque mucha gente piensa que es un aminoácido, en realidad no lo es porque carece de un grupo carboxilo. Concretamente es un derivado del aminoácido cisteína que se encuentra presente en muchos alimentos tanto de origen animal (carnes, pescados y mariscos, lácteos y huevos) como de origen vegetal (ajo, perejil, algunas algas, etc.).

"No está demostrado que la taurina tenga un efecto positivo sobre la función cognitiva, ni que ayude a retrasar la fatiga tras el ejercicio"

La taurina interviene en la formación de la bilis y en los últimos años se ha demostrado que desempeña un papel importante en el sistema nervioso central y en la citoprotección. Además, mejora la visión y previene la degeneración macular. Todas estas propiedades han provocado que muchas casas comerciales enriquezcan sus productos con taurina alegando grandes beneficios.

Un gel energético... con taurina.
Un gel energético... con taurina.

Zumos 'Con taurina' como el que vi en el supermercado, chicles, bebidas, suplementos deportivos y hasta geles energéticos son algunos de los ejemplos cuya formulación se enriquece con este ácido orgánico. En su publicidad leemos que gracias a la taurina tienen infinidad de propiedades saludables, pero… ¿es eso cierto? Parece ser que no.

El máximo organismo europeo en materia de alimentación, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, ha emitido informes negativos sobre los supuestos beneficios de la taurina sobre la salud humana cuando se añade a alimentos. No está demostrado que la taurina tenga un efecto positivo sobre la función cognitiva, ni que ayude a retrasar la aparición de la fatiga tras el ejercicio físico, ni sobre la función normal cardiaca, ni sobre la función muscular, ni sobre nada. Conclusión: los zumos funcionales 'Con taurina' no aportan nada respecto a los zumos tradicionales.

Qué ocurre con los zumos 'Sin Taurina'

Vivimos en el 'mundo sin'. 'Sin aditivos”, 'sin conservantes ni colorantes', 'sin transgénicos', 'sin lactosa', 'sin gluten', 'sin pesticidas'…. incluso hay productos infantiles que 'han llegado a publicitarse como 'sin porquerías'. Todos ellos tienen algo en común: las marcas que los comercializan usan el miedo para vender sus productos. Es lo que se llama quimiofobia o rechazo a los ingredientes químicos. Por un lado hay que aclarar que los aditivos y los transgénicos permitidos son totalmente seguros si se ingieren según el patrón normal de consumo. Además, consumir alimentos 'Sin lactosa' o 'Sin gluten' solo es recomendable si somos intolerantes a la lactosa o tenemos algún problema diagnosticado con el gluten. Por último, emplear eslóganes como 'Sin porquerías' o 'Sin pesticidas' dando a entender que otras marcas sí poseen porquerías o pesticidas perjudiciales en sus productos es, desde mi punto de vista, un disparate injustificable.

"Los alimentos funcionales ricos en taurina no presentan ningún beneficio pero tampoco causan problemas a la salud"

¿Y qué ocurre con el zumo 'Sin Taurina'? No nos engañemos. Cuando una empresa emplea el eslogan 'Sin Taurina' manda el siguiente mensaje subliminal al consumidor: “La taurina es perjudicial y nuestro producto es seguro porque no la lleva, a diferencia de otras marcas comerciales”… y esto no es cierto. La misma Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria que ha rechazado los beneficios de enriquecer alimentos con taurina ha afirmado que no hay riesgo por consumir alimentos funcionales ricos en taurina. Los niveles a los que se encuentra la taurina en estos productos están muy lejos de la dosis que puede dar lugar a algún tipo de problema sobre la salud. Nadie ha demostrado que la taurina sea carcinogénica, teratogénica, genotóxica o que produzca ningún tipo de problema sanitario.

¿Qué parámetro es el que hay que determinar para afirmar que una molécula no es tóxica? Su NOAEL (No Observed Adverse Effect Level), un índice de toxicidad que se determina en el proceso de “evaluación toxicológica”. El NOAEL refleja la máxima concentración o nivel de una sustancia, hallada experimentalmente o por observación, que no causa alteraciones adversas detectables en la morfología, capacidad funcional, crecimiento, desarrollo o duración de la vida de los organismos diana, distinguibles de los observados en organismos normales (control) de la misma especie y cepa, bajo condiciones definidas de exposición. Se expresa en mg/kg/día.

No tiene taurina. Y lo anuncian como algo positivo.
No tiene taurina. Y lo anuncian como algo positivo.

¿Y cuál es el NOAEL de la taurina? Oficialmente se ha establecido en 1000 mg taurina/kg/día. Esto quiere decir que una persona de 60 kg debería consumir en un solo día un mínimo de 60.000 mg de taurina para sobrepasar el NOAEL. Una lata de bebida energética puede contener 1.000 mg de taurina por lo que sería necesario ingerir en un solo día 60 latas de dicha bebida energética (algo impensable) para alcanzar el NOAEL. ¿Eso qué significa? Que los zumos 'Sin Taurina' no tienen sentido. La presencia de taurina no es peligrosa.

Queridos lectores, no se dejen confundir. El hecho que un compuesto no aporte beneficios sobre la salud no implica que sea perjudicial. En nuestro caso los alimentos enriquecidos con taurina no presentan ningún beneficio pero tampoco son tóxicos. Por tanto, anunciar productos como 'Con taurina' o 'Sin taurina' es absurdo. No gasten su dinero ni en unos ni en otros.