Estética insuperable: implantes de titanio y coronas de zirconio
  1. Todo empieza por una sonrisa
Pablo Sada García-Lomas

Todo empieza por una sonrisa

Por

Estética insuperable: implantes de titanio y coronas de zirconio

Se utilizan desde hace más de 30 años y son uno de los tratamientos más seguros y predecibles de la odontología. Los modernos materiales ofrecen resultados superiores

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Solo saben realmente lo importantes que son los dientes los que los pierden. Los implantes dentales son el sustituto, por aspecto y sensación, más natural para los dientes perdidos. Te permiten comer, sonreír, reír, hablar, besar y disfrutar de todas tus actividades cotidianas sin preocuparte por tus dientes.

Frente a los tradicionales puentes donde se tallaban los dientes sanos colaterales que servían de apoyo, los implantes no afectan a otras piezas. Ayudan a mantener el hueso de la mandíbula sano, para que la estructura facial permanezca intacta. También evitan que los dientes vecinos y opuestos se inclinen y se desplacen con el tiempo hacia el espacio dejado por el diente original. A diferencia de otras opciones de sustitución de piezas dentales, los implantes no se mueven ni hacen clic al hablar, reír o comer.

El 'pilar' de tu boca

Son como raíces dentales artificiales, con una forma similar a la de los tornillos. Cuando los implantes se colocan en la mandíbula, se unen al hueso natural produciendo lo que se llama osteointegración. Se convierten en una base resistente para soportar uno o más dientes artificiales, llamados coronas. En la parte superior del implante dental se coloca un conector, conocido como pilar, para sostener y apoyar las coronas. Las coronas se fabrican a medida para que coincidan con tus dientes naturales y se adapten a tu boca.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los implantes dentales de titanio se han utilizado con éxito durante más de 30 años. Es uno de los procedimientos más seguros y predecibles de la odontología. Fueron concebidos originalmente para reemplazar los dientes que se habían perdido debido a caries, infecciones o daños. Su principal objetivo era restablecer la capacidad de masticación del paciente y el buen funcionamiento de los dientes. Sin embargo, con el paso de los años, los implantes dentales han evolucionado para servir a un doble propósito, tanto estético como funcional.

Nuevas oportunidades

En aras de cubrir el propósito estético (los clínicos e investigadores siempre están buscando nuevas oportunidades para mejorar las modalidades de tratamiento existentes, tanto para lograr una mayor durabilidad como para conseguir niveles más altos de previsibilidad, tratamientos más rentables o resultados más estéticos), encontramos un avance interesante en el uso del zirconio, totalmente cerámico, tanto para pilares como para coronas, especialmente para zonas de gran interés estético.

Foto: Foto: Unsplash/Alexander Krivitskiy. Opinión

Las coronas y pilares se realizan con zirconio de alta calidad, que es una forma de óxido de zirconio. Mientras que el zirconio se considera a menudo como un metal, la adición de óxido cambia su estructura, su nombre y su comportamiento cuando se utiliza en el campo dental. Son una opción más estética especialmente en las zonas de tejido fino en las que el pilar de titanio podría ser un problema.

Los pacientes con encías finas y translúcidas, o los que son propensos a la recesión de las encías (como muchas personas que envejecen), pueden acabar viendo las encías grises o el titanio alrededor del margen de la corona. Los estudios demuestran que, frente a los pilares de titanio, la respuesta de los tejidos blandos podría ser mejor con los pilares de zirconio. La translucidez que se consigue con las coronas de zirconio es de belleza insuperable, muy similar al diente natural.

Adaptación perfecta

El zirconio presenta un color de base perfecto que imita sobradamente la naturaleza del diente natural, además es totalmente compatible con los tejidos humanos, su acabado suave inhibe la adhesión de la placa y las bacterias, tiene una estética excelente que puede ser especialmente crucial cuando se sustituye un diente frontal.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

En resumen, los resultados muestran cómo los beneficios estéticos y clínicos de los pilares y coronas de dióxido de zirconio son, en general, superiores a los de pilares de titanio y coronas de porcelana. La utilización del zirconio representa una avance importante para la odontología estética.

Siempre trataremos de adaptar los sistemas de implantes a cada paciente, no el paciente a los sistemas de implantes. Los implantes vienen en diferentes tamaños, alturas, grosores y tipos, para amoldarse a las diferentes necesidades de cada persona y al estado de su hueso, existiendo un implante adecuado para cada caso.

Contamos con técnicas que nos permiten colocar implantes en prácticamente todas las situaciones

En aquellos casos en que haya pérdida de hueso, existen varias técnicas para regenerarlo o reconstruirlo. Afortunadamente, contamos con procedimientos que nos permiten colocar implantes en prácticamente todas las situaciones: desde el aumento óseo (por medio de biomateriales y factores de crecimiento), la elevación de seno (añadiendo hueso debajo del seno en casos de pérdida ósea por falta de dientes posteriores superiores), hasta la ampliación de la cresta ósea (añadiendo material de injerto óseo cuando la mandíbula no es lo suficientemente ancha para soportar los implantes).

Técnicas de colocación

Las técnicas disponibles se seleccionarán y utilizarán en función de cada caso particular, el número de piezas que se van a reponer, el estado óseo y el estado de salud general y salud bucal. Desde implantes de carga inmediata que permiten la colocación de un diente provisional en poco tiempo, incluso en el mismo día hasta minimplantes con diámetro pequeño y estrecho para reponer dientes inferiores.

Foto: Este método tiene un potencial muy grande, según los expertos

El procedimiento consiste en:

  1. Consulta inicial en la que se evaluará el caso, incluyendo la toma de radiografías, TAC e imágenes en 3D.
  2. Colocación del implante.
  3. Osteointegración, que puede durar varios meses.
  4. Colocación del pilar o conector del implante justo por encima de la línea de la encía.
  5. Fabricación y colocación de los dientes definitivos.
  6. Revisiones periódicas para mantenimiento.

Los tratamientos actuales pueden reemplazar cualquier pérdida de encía, hueso y diente para dar lugar a dientes y sonrisas preciosas de aspecto totalmente realista. Los implantes dentales bien colocados y cuidados tienen el potencial de durar toda la vida. El cuidado de los dientes restaurados con implantes dentales es igual que el cuidado de los dientes naturales.

¿Hay una edad límite para los implantes dentales?

No, pero, aunque tratamos a pacientes mayores y creemos que nunca es demasiado tarde para mejorar una sonrisa, el paciente necesita tener suficiente densidad ósea para soportar un implante. Los pacientes que llevan dentaduras postizas durante mucho tiempo antes de buscar implantes pueden tener problemas con el hueso. Si bien, hasta en este caso, un minimplante dental puede ser suficiente para asegurar el implante.

¿Existe rechazo?

No hay que confundir el concepto de rechazo como en los trasplantes de órganos principales. En el caso de los implantes, más que rechazo sería fracaso. No existen rechazos con el titanio. El fracaso de implantes dentales solo se produce en el 2,5% de los casos clínicos. Existe un riesgo más alto de rechazo en los pacientes fumadores. En todos los casos, existe la posibilidad técnica de realizar una desoseointegración para retirar un implante, con lo que, injertando hueso en su lugar, el paciente recuperaría el estado natural de su hueso previo a la colocación del implante.

Enfermedades Salud
El redactor recomienda