Implantes dentales frente a puentes: ¿qué es lo mejor para ti?
  1. Todo empieza por una sonrisa
Pablo Sada García-Lomas

Todo empieza por una sonrisa

Por

Implantes dentales frente a puentes: ¿qué es lo mejor para ti?

Ambas opciones son muy recomendables para sustituir piezas perdidas y mantener la funcionalidad y la dentadura alineada. Las dos tienen ventajas e inconvenientes, pero hay una que, si se puede aplicar, se impone

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La pérdida de dientes es muy común. Se calcula que el 69% de los adultos de 35 a 44 años han perdido al menos un diente de adulto. A la edad de 74 años, aproximadamente una cuarta parte de la población pierde todos sus dientes de adulto. Tiene muchas causas, entre ellas

  • Una mala rutina de salud bucal
  • Caries dental
  • Lesiones y accidentes
  • Una endodoncia fallida
  • Enfermedad de las encías
  • Fumar
  • Una dieta poco saludable
  • Ciertas enfermedades, como la diabetes, la artritis y la hipertensión

Cuando se pierde un diente, es esencial conseguir un reemplazo adecuado para mantener la funcionalidad, el resto de los dientes alineados, la forma de tu cara y evitar dificultades al comer o hablar.

Dos de las opciones más comunes son los puentes dentales y los implantes. Ambos procedimientos pueden reemplazar uno o varios dientes perdidos. Sin embargo, son bastante diferentes en cuanto a procedimiento y cuidados posteriores.

Puentes dentales

Son dientes artificiales que se sujetan cementados sobre los dientes circundantes, por medio de coronas que los recubren. El procedimiento se realiza en dos citas:

Durante la primera, tu dentista, aplicándote un anestésico local, preparará los dientes adyacentes que se utilizarán como pilares, limándolos para hacer sitio a las nuevas coronas. Tomará una impresión de tus dientes y la enviará al laboratorio para crear tu puente. Te colocarán un puente provisional para que lo lleves hasta que el puente esté terminado.

La segunda visita tendrá lugar cuando el puente esté listo. En primer lugar, el dentista te quitará el puente provisional y te limpiará los dientes. A continuación, te colocará el nuevo puente y te tomará radiografías para asegurarse de que encaja bien. Por último, unirá el puente y los dientes con un cemento dental especial.

Implantes dentales o puentes fijos sobre implantes

Dientes artificiales unidos a una raíz dental artificial, de titanio, implantada en el hueso de la mandíbula, que, por el hecho de tener el implante, permite que el hueso crezca a su alrededor. El procedimiento es ambulatorio y los pacientes pueden volver a casa después de la cirugía. Sin embargo, el proceso puede tardar meses en completarse. Hay que esperar a que el implante se adhiera firmemente al hueso, antes de colocar la corona o el puente.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los pasos serán:

Si tu mandíbula es demasiado estrecha, realizará un injerto óseo para aumentar la resistencia del hueso. Esto tardará varios meses en producirse.

La cirugía del implante consiste en abrir la encía, dejando el hueso al descubierto. A continuación, perforar un orificio en cada lugar donde se necesite un implante. El tornillo del implante se coloca en la profundidad del hueso. Se puede colocar un diente provisional para rellenar el espacio durante todos los meses de duración del tratamiento, que responden a esperar a que el implante se fusione con el hueso circundante y quede sólido, proceso llamado osteointegración, que dura varios meses.

Una vez pasado este tiempo, se realiza la segunda fase quirúrgica en la que se abre de nuevo la encía para conectar el implante o los implantes al pilar que posteriormente sujetará la corona o puente. Se tomarán impresiones que se enviarán al laboratorio para confeccionar la corona o puente.

El último paso será la colocación de la corona o puente cementándolos sobre los pilares, siendo esto la única parte visible de los implantes.

¿Cuál es la mejor opción para ti?

Puede parecer una decisión difícil. Dependerá del número de dientes que te falten, el estado de tu mandíbula, tu salud general y tu presupuesto.

Si tienes buena salud en general, los implantes son una opción más duradera y exitosa a largo plazo. Sin embargo, si tu salud es mala, el proceso de curación puede ser largo y complicado.

Foto: Foto: iStock. Opinión

Los puentes dentales se han utilizado con éxito para reemplazar un solo diente o varios dientes perdidos durante muchos años y proporcionan una excelente durabilidad y estética. Sin embargo, los puentes requieren la preparación de dientes sanos o ligeramente empastados a ambos lados del diente o dientes perdidos. Por ello, los implantes dentales han ganado popularidad en la sustitución de dientes individuales y múltiples, ya que permiten restaurar los dientes perdidos sin comprometer los demás dientes de la boca del paciente. Así, los implantes dentales suelen ofrecer un método de tratamiento más moderno y conservador.

Ventajas de los puentes:

  • Es una técnica sencilla, eficaz y segura.
  • No hay que hacer ninguna cirugía invasiva, ni injertos óseos
  • Es una solución rápida, en 2 semanas el caso se resuelve normalmente
  • Económicamente es accesible para la mayoría de los pacientes. Su coste inicial es menor
  • Permite corregir defectos en la forma y el color de los dientes vecinos, a menudo dañados también por otras circunstancias

Desventajas de los puentes:

  • Se tallan los dientes sanos que se utilizan como pilares.
  • En algunos casos, los dientes sanos se tienen que endodonciar para conseguir paralelismo entre los pilares, invadiendo el espacio del nervio o de la pulpa
  • La falta de ajuste entre los dientes tallados y el puente (algo muy frecuente) genera filtraciones con el paso del tiempo, originando caries y el consecuente fallo del puente. En esos casos, habría que tratar los dientes afectados para repetir el tratamiento si aún son útiles
  • Si falla uno de los pilares, falla el conjunto, al estar incluido dentro de un todo, bien porque se rompa o bien por problemas periodontales
  • En situación en la que no hay piezas detrás para poder soportar el puente, no puede realizarse, condenando al paciente a la realización de un aparato removible que no es lo suficientemente fuerte para soportar molares
  • Al realizar un puente de metal porcelana y quedar los dientes repuestos en voladizo sobre los pilares, se atrofia el hueso maxilar remanente
  • Normalmente, deben sustituirse cada 7 años o 10 años; a veces, antes

Para contarlo en palabras llanas, la raíz de los dientes está anclada al hueso, este último recubierto por la encía, dejándonos ver el diente, que es lo que asoma.

Cuando tenemos una infección, la encía se inflama y si no actuamos a tiempo, empieza a retraerse por el desgaste que sufre el hueso debido a la infección.

Y si perdemos el diente, el hueso se atrofia. La naturaleza es sabia y no gasta energía en mantener tejidos que no le sirven, luego el hueso al perder su función se reabsorbe y se atrofia. Esta pérdida de hueso provoca una retracción de encía y, en consecuencia, puede aumentar la sensibilidad de los dientes vecinos, además de provocar una pérdida de estética, hundiéndose la parte del labio o el carrillo que apoyaba contra ese hueso.

Por todas estas razones, en las tres últimas décadas, la odontología ha hecho una gran investigación, teniendo como resultado la aparición del tratamiento con implantes, totalmente revolucionario pues supuso un avance importantísimo para resolver todos estos problemas.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ventajas de los implantes:

  • No afecta a los dientes sanos vecinos
  • La predictibilidad y duración es mayor. Tienen mayor probabilidad de éxito a largo plazo que los puentes. Su índice de éxito es del 97 % a los 10-15 años
  • Frenan la reabsorción del hueso en el lugar de reemplazo de la raíz original
  • Los implantes son una cirugía dental bastante rutinaria en este momento y la recuperación suele ser bastante fácil y sencilla
  • La higiene bucal permitirá utilizar hilo dental entre los dientes, lo que no ocurre si están unidos como en los puentes

Desventajas de los implantes:

  • Requieren hacer una cirugía, en casos invasiva si se tiene que regenerar hueso
  • Dependemos de la disponibilidad ósea para realizar con éxito el tratamiento, aunque, con las nuevas técnicas de regeneración, este punto deja de ser un inconveniente
  • Económicamente es más costoso
  • Hay que tener en cuenta la medicación que toma el paciente
  • El tratamiento tarda normalmente meses en ser efectivo

Conclusión

Solo recurriríamos a un puente si:

  • La disponibilidad de hueso es limitada y las técnicas de regeneración ósea declinasen la balanza de la relación riesgo-beneficio
  • Cuando tengamos estructuras anatómicas cercanas que no podamos tocar durante la cirugía, como el nervio dentario inferior, para sustituir premolares o molares
  • Si el paciente no puede costear el tratamiento con implantes
  • Si la cirugía está contraindicada por motivos de salud general, como en casos de pacientes que toman bifosfonatos para la osteoporosis, o en pacientes anticoagulados, en los casos en que no se pueda sustituir el Sintrom con heparina o no se pueda controlar el INR.

En Clínica Sada, te asesoraremos sobre tu caso particular y te daremos facilidades para realizar tu mejor tratamiento.

Salud
El redactor recomienda